¿Quién no conoce el trabajo de Trino Camacho? Sin duda, uno de los más agudos e inteligentes humoristas y moneros de este país y quien junto con otro grande como Jis ha llevado la caricatura a las más estrambóticas, delirantes y sensacionales alturas. Tapatío de origen, atlista de corazón, ha sido parte de proyectos colectivos como la revista Galimatías y el suplemento La mama del abulón, al tiempo que ha creado tiras cómicas tan grandiosas e hilarantes como “Crónicas marcianas”, “Fábulas de policías y ladrones” y “El rey Chiquito”. Su trabajo en diversos diarios nacionales y sus libros han dejado una huella profunda en millones de lectores de varias generaciones y degeneraciones. Aquí lo presentamos en su faceta de gran melómano.


¿Cuál fue el primer disco que escuchaste?
Fue un disco de los Beatles, pero una recopilación de sencillos. Venían “Hey Jude”, “Rain”, “Old Brown Shoes”… No tenía nombre, pero ellos salían fotografiados en la última sesión de fotos de los cuatro juntos, en casa de John Lennon. Salen en la puerta, con barbas, excepto Paul. Lo escuchaba en Atotonilco el Alto, era de mis tías. Sólo lo podía oír tres veces al día, porque “se gasta, mijito”, decían.

¿Cuál es el primer disco que compraste?
Con mi dinero, en Casas Wagner de Guadalajara, me compré un disco sencillo, de 33 revoluciones, de Paul y Linda McCartney. En español, el título del lado A era “Tío Alberto” y en la cara B venía “El Monje”. No sé por qué a la canción de “Monkberry Moon Delight” le pusieron en español ese nombre.

¿Cuál fue el primer disco que le envidiaste a alguien por no poderlo tener?
El de Emerson Lake & Palmer Works Vol 1. Era disco doble, costaba carísimo, era de mi tío Sergio López Orozco, quien es un artista gráfico brillante. Me encantaba el lado de Keith Emerson, el de puro piano, sensacional. Por primera vez al rock lo escuchaba como música clásica. Luego de un tiempo, él me regaló en cassette ese disco, lo escuché tanto que la cinta se estropeó. Después ya me lo compré en CD.

¿Cuál es tu disco favorito para manejar?
Yo creo que Rumours de Fleetwood Mac. Es un disco perfecto para carretera. ¡“The Chain” a todo volumen! “Dreams”… “Don’t Stop”… “Go Your Own Way… ¡Joya absoluta!

¿Cuál es el disco que mejores recuerdos te trae?
Meddle, de Pink Floyd. Es un gran disco, previo a Dark Side of the Moon. Me da mucha nostalgia. Cuando lo escuchaba, yo vivía muy feliz en casa de mis papás en Lomas del Valle, en Guadalajara.

¿Cuál es el disco que más te avergüenza tener?
El disco de la película Melody, con los Bee Gees. Me encantaba esa película. La vi como treinta veces en el cine. Era la época en que en las salas de cine ponían: “Novena semana de éxito”… ¡O sea, las películas duraban hasta nueve semanas en cartelera!

¿Cuál es el disco que más lamentas haber perdido?
Wet Dream, de Richard Wright. Me lo regaló Ricardo Zhon, un gran amigo y ahora un maravilloso músico contemporáneo. Me gustaba mucho ese disco y la portada y la voz melancólica de Wright. En tantos cambios de casa, lo perdí.

¿Cuál es el disco que adquiriste más recientemente?
Voy a sonar muy ñoño, pero el nuevo de Buckingham/McVie. Es buenísimo. Es Fleetwood Mac otra vez, pero sin Stevie Nicks.

¿Cuál es el disco que más te ha influido en la vida?
Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, de David Bowie. Es un disco de 1972, pero sigue sonando como si lo hubieran grabado ayer. Es la música new wave antes del new wave. ¡Sensacional, potente, melancólico, punketo, extraordinario!

¿Cuál es el disco que prefieres para hacer el amor?
El disco de Nathaniel Merriweather con Jeniffer Charles y Mike Patton en las voces. ¡Buenísimo para el aquelarre!

¿Cuál es el disco que quisieras que tocaran en tu funeral?
Podría ser el aria “Nessum Dorma” del Turandot de Puccini con Luciano Pavarotti o “Here Comes de Flood”, de Peter Gabriel, pero la versión de él en el piano, la que viene en su Greatest Hits.

¿Cuáles son los cinco discos que te llevarías a una isla desierta?
¡Qué difícil! Sólo cinco… Pero bueno:
1.- Un disco de lo mejor de Lou Reed. Creo que tendría que poner muy seguido la de “Perfect Day”. Estando en una isla desierta, esa rola sonaría perfecta todos los días.
2.- Creo que haría trampa y me llevaba los tres discos de King Crimson en la etapa de Adrian Belew, el rojo, el azul y el amarillo. Son tres de un perfecto par en un solo disco.
3.- Revolver de Los Beatles.
4.- The Final Cut de Pink Floyd. No sé por qué, pero me encanta ese disco. Es muy para abajo, pero me sigue gustando y háganle como quieran…
5.- RAM de Paul y Linda McCartney. Se me hace un discazo. Muy vapuleado cuando salió, pero lo mejor que sacó Paul en su carrera de solista y la voz de Linda en los coros es como de una niñita de diez años, muy naïve y muy fresa. ¡Como yo en la vida real!