Los noventa fueron una gran década para la música. Después de unos años ochenta tan sobrevalorados (incluso hoy día), la irrupción del grunge, el noise y otros subgéneros en el rock, la electrónica e incluso en el jazz dio como consecuencia el surgimiento de grandes creadores y grandes piezas musicales. He aquí una lista con diez canciones que privilegiaron el ritmo «sin olvidar la calidad artística— y que nos sacudieron en aquel importante decenio.


1.- “Unbelievable”. EMF. Álbum: Schubert Dip (1991). Cuando surgió este tema, fue como una gran sacudida. Punk con pop con funk con rock duro…, más un excelente sentido del humor. Fue lo que se conoce como un one hit wonder, pero sigue siendo un clásico a más de un cuarto de siglo de distancia. El ritmo, irresistiblemente rocanrolero, riff y solo de guitarra incluidos. Desde Inglaterra con furor.


2.- “Give It Away”. Red Hot Chili Peppers. Álbum Blood Sugar Sex Magic (1991). Toda una revolución en su momento, este tema del hiperquinético cuarteto californiano provocó gran furor en el rock de todo el planeta. La combinación de funk con rock duro, aunado a la original manera de interpretar su música, para no hablar del virtuosismo instrumental de su sección rítmica (Flea y Chad Smith) y de su guitarra (John Frusciante), más la voz inconfundible de su vocalista (el gran Anthony Kiedis), todo se amalgamó para situar al grupo en la cúspide, sitial que no han perdido en tres décadas.


3.- “Connected”. Stereo MC. Álbum Connected (1992). Hipnótica composición que combina los beats de la electrónica y el acid jazz con una atmósfera cuasi triphopera y un mood cercano también al hip-hop. Stereo MC era un grupo londinense que al igual que EMF no trascendió demasiado, pero dejó este fantástico tema para la posteridad.


4.- “Jump Around”. House of Pain. Álbum House of Pain (1992). Hip hop blanco el de esta agrupación encabezada por el gran Everlast, también conocido como Whitey Ford. Intenso, repetitivo, desafiante, en la misma vena de los Beastie Boys. Estupendos beats.


5.- “Informer”. Snow. Álbum 12 Inches of Snow (1993). Sensacional mezcla de acid jazz con reggae con la que el canadiense Snow (Darrin Kenneth O’Brien) unió fuerzas con el rapero neoyorquino MC Shan para dar un toque muy jamaicano a esta composición altamente bailable. ¿Cómo no recordarla y disfrutarla?


6.- “Cantaloop”. US3. Álbum Hand on the Torch (1993). “Groovy groovy jazzy funky”, empieza la letra de esta maravilla plenamente funkie, rapera y acidjazzera. Se trata de una reversión de “Cantaloupe Island”, composición de Herbie Hancock que el propio pianista admiró y tomó para su repertorio en concierto. US3 fue una banda londinense jefaturada por Geoff Wilkinson, gran amante del jazz, el soul y el rhythm and blues.


7.- “Virtual Insanity”. Jamiroquiai. Álbum Traveling Without Moving (1996). Primer sencillo del tercer disco de esta agrupación británica encabezada por el estrambótico vocalista Jay Kay, la canción es una combinación de fino funk con acid jazz y buen pop. Sensual y mágica. Una joyita de mediados de los noventa.


8.- “Scooby Snacks”. Fun Loving Criminals. Álbum Come Find Yourself (1996). Una de las grandes canciones del 96, con este ecléctico grupo alternativo de Nueva York que a pesar de que aún sigue en activo (o eso se dice oficialmente), no tuvo otro éxito como esta especie de rap-rock con ciertas dosis de pop. Rítmicamente hay mucho de hip-hop, con un beat constante y muy motivante para la danza.


9.- G. Love & Special Sauce. “Stepping Stones”. Álbum Yeah, It’s That Easy (1997). Aunque en esta pieza el beat no es tan constante y pasa de las partes lentas a las más rítmicas, estas resultan tan deliciosas que me decidí a incluirla en la lista. G. Love es un músico poco conocido pero su peculiar estilo, en el que mezcla el rock con el blues, el funk y el hip-hop con elementos preferentemente acústicos fue toda una novedad en su momento… y lo sigue siendo. Esta no es la versión original en estudio, pero da una mejor idea de lo que es este trío con sonido a las calles de su nativa Filadelfia.


10.- “Walk Up This Morning”. Alabama 3. Álbum Exile on Coldharbour Lane (1997). Célebre por ser la pieza abridora de la legendaria serie de HBO The Sopranos (1999–2007), esta obra maestra del grupo texano Alabama 3 es de una perfección rítmica asombrosa. Grasosa, espesa, sicalíptica, con dosis negrísimas de blues, soul, funk, hip-hop y electrónica, más una interpretación llena de intención. Un diamante musical en estado de absoluta pureza.


11.- “History Repeating”. Propellerheads con Shirley Bassey. Álbum Decksandrumsandrockandroll (1998). Otra maravilla de contagioso beat. Con un estilo ligeramente retro, la pieza combina el breakbeat con el jazz y el dance, a lo que se añade la potente y extraordinaria voz de una diva del jazz como Shirley Bassey. Un tema suntuosamente incitante y pecaminoso.