La historia de Ingrid Beaujean es como un feliz cuento de hadas. Dueña de una voz privilegiada, al igual que su hermana gemela Jenny, desde muy pequeña empezó a cantar y juntas hicieron coros durante varios años para la Big Band Jazz de México. Más tarde, conformaron el espléndido dueto vocal Beaujean Project. Sobrinas de una de las mejores intérpretes del género en este país, la extraordinaria Magos Herrera, las hermanas también han probado suerte como solistas y participado en otros proyectos alternos, como el sexteto femenino a capella Las Billies, con el que actualmente actúan. Con su precioso disco Cuento (2015) bajo el brazo—en el cual incluye composiciones propias y algunos covers— y con un nuevo álbum en puerta, Ingrid nos responde este Sin Cortes que nos permitirá conocerla mejor y entender más su impecable trabajo musical.

¿Cuál fue la última película o el último libro que en verdad te estremecieron?
Me gustan las cintas de terror. Acabo de ver Insidous 4: The Last Key y en verdad me estremeció. De hecho, llevo teniendo pesadillas varias noches. Me gustan esa clase de películas porque piensas que sabes qué va a pasar y de pronto te sorprenden y te hacen saltar.

¿Cuál es el personaje de ficción con quien más te identificas?  
Cuando era niña me gustaba ser como Sailor Moon. Después, me presentaron Star Wars y yo pensaba que era la princesa Leia. Hoy me identificaría con Sam, el niño autista de la serie Atypical. Creo que yo podría ser ese niño, ja ja.

¿Cuál es el logro del que estás más orgullosa?
Haber podido cantar las canciones de Daniel Wong, un pianista de jazz muy bueno. Teníamos un dueto. Sus composiciones son muy complejas. Un jazz contemporáneo intrincado. Tenemos un disco.

Tú quieres ser recordada por…
¿Quiero ser recordada? Es una pregunta que me hago. Pero si he de responderla: por ser una buena persona.

¿Quiénes son las personas anteriores a ti que más inspiradoras te resultan?
Hay muchísimas. Ella Fitzgerald se me hace increíble, me inspira su música. También Count Basie. El trabajo que hacía con su orquesta era impresionante y me inspira muchísimo para tratar de hacer más cosas. Me inspiran mucho las personas que hacen cosas sin esperar algo a cambio.

¿Cuál es la obra maestra de cualquier arte de la que hubieses querido ser autora?
La isla de los muertos de Serguei Rachmaninov.

¿Cuáles son tus talentos ocultos?
Me gusta mucho hacer deportes. Juego futbol y creo que lo hago bastante bien. También soy buena repostera, me gusta mucho preparar postres.

¿Cuál es el mejor consejo que alguien te ha dado en la vida y que tú has seguido?
No hagas cosas ni estés con alguien por lástima.

¿Qué es lo mejor que alguna vez has comprado, robado o pedido prestado?
Un Line 6 que me compré en Phoenix. En realidad es para guitarra, pero me sirve mucho para la voz.

¿A quién invitarías a cenar a un buen restaurante y a cuál lo llevarías?
Me gustaría invitar a mis abuelos, al restaurante que ellos escogieran. Para platicar y saber mucho de ellos. Cuando eres pequeña, no haces mucho caso de ellos o se guardan cosas para no asustarte y ahora que ya no están es cuando quisiera preguntarles tanto.

Si viajaras en el tiempo, ¿a dónde, en qué época y por qué irías?
Creo que iría a los Estados Unidos de los años cincuenta. Poder ir a las heladerías y a los clubes de jazz de alguna ciudad como Memphis, Nashville o Kansas City.

Esenciales en tu vida: ¿café, vodka, vino, cerveza, cigarros, chocolate, pan o…?
Chocolate, mucho; así, exagerado. También pan dulce y bolillos. Otro esencial: la bicicleta.

Si pudieras elegir, ¿a qué parte del mundo te irías a vivir?
Es difícil. Aunque creo que a un lugar campestre que visité hace algún tiempo, en Holanda, a unos diez minutos en tren de Amsterdam. Con sembradíos y molinos de viento. Una cosa preciosa. Con ciclopistas padrísimas. El pueblo era como un sueño. Ahí me iría si pudiera elegir.

¿Qué quieres decirle a los líderes políticos de tu país?
Que ojalá decidieran no tener ese tipo de poder que ejercen sobre la gente. Que lo que hacen lo hagan para servir, porque justo la gente los escogió para eso.

¿En qué estás trabajando ahora? 
Estoy trabajando en mi segundo disco que se va a llamar Días lentos. Rescaté canciones muy viejas que nunca pude sonar con nadie y las arreglamos para formato de cuarteto. Esa es mi prioridad personal ahora, pero también estoy con Las Billies que es un ensamble vocal que nació a raíz de un homenaje que se hizo a Billie Holiday. Las que participamos decidimos entonces juntarnos y en eso estamos.