Dicen que una canción clásica es aquella que perdura con los años y que sin importar cuántas décadas transcurran, sigue sonando tan fresca y novedosa como cuando fue dada a conocer por primera vez.

He aquí una decena de melodías —sin orden de importancia— que están cumpliendo 60 años de existencia y que a nuestro modo de ver han pasado la prueba del tiempo. Esperamos, estimado lector, que también esté de acuerdo y las disfrute…, aunque sean mucho más viejas que usted.


1.- “All I Have to Do is Dream”. The Everly Brothers. Aunque ha sido cantada por infinidad de artistas, la versión de los hermanos Everly es sin duda la más conocida y entrañable. Dulce balada de jangle pop, fue compuesta por Boudleaux Bryant y permanece como un hito de la canción popular estadounidense después de seis décadas.


2.- “At the Hop”. Danny and the Juniors. Mezcla de rock n’ roll y doo-wop, se trata de una canción ingenua y contagiosa que causó furor en 1958 y que sería revivida por el grupo Sha Na Na en 1969, al interpretarla durante su actuación en el festival de Woodstock.


3.- “Yakety Yak”. The Coasters. La pareja de compositores conformada por Jerry Lieber y Mike Stoller comenzaba a sumar un éxito tras otro y este fue uno de ellos, interpretado por el sensacional cuarteto vocal The Coasters con el gran King Curtis en el saxofón. La letra habla sobre las obligaciones cotidianas de todo adolescente en casa, enlistadas por sus padres, a lo que el chico responde: “Yakety Yak” y el papá advierte con ronca voz: “No me repeles”. Muy divertida.


4.- “Sweet Little Sixteen”. Chuck Berry. Una de las grandes canciones del 58 y de toda la historia del rock. Un rocanrol clásico que cuenta con infinidad de versiones (incluida una de los Beatles) y que los Beach Boys quisieron plagiar, cambiándole la letra, en su tema “Surfin’ USA”. Por fortuna, una demanda impidió el robo y el crédito de Berry debió ser incluido, con el consecuente pago de regalías.


5.- “Great Balls of Fire”. Jerry Lee Lewis. Un gran rocanrol de este enorme y controvertido exponente del género. Grabado en los estudios de la Sun Records, en Memphis, a finales de 1957, fue dada a conocer a principios del año siguiente y tuvo un éxito inmediato, gracias a su fuerza y a su intencionada letra.


6.- “The Stroll”. The Diamonds. Un tema extraño, misterioso, quizá demasiado cachondo para su momento y para la moralina imperante a finales de los años cincuenta. Incluso la manera de bailarlo tenía algo de sicalíptico, si tomamos en cuenta que iba dirigido a jovencitos blancos. Una delicia que algo tiene de enfermizo y de escalofriante, como canción para película de David Lynch.


7.- “Peggy Sue”. Buddy Holly. Una de las composiciones insignia de Holly, dada a conocer un año antes de su trágica muerte. Interpretada al lado de The Crickets, el nombre de la canción es un homenaje a la novia y futura esposa del baterista del grupo, Jerry Allison, a quien se debe la famosa y característica parte de los tambores.


8.- “Fever”. Peggy Lee. Canción sexy por excelencia, más jazz que rock, “Fiebre” fue en la voz de Peggy Lee un tema que provocó los sueños húmedos de millones de hombres (y seguramente mujeres también) de todo el orbe. Aunque había sido grabada originalmente por el desconocido pero excelente cantante negro Little Willie John en 1956, fue la versión de Lee la que se convirtió en un clásico.


9.- “Summertime Blues”. Eddie Cochran. Un tema grandioso, con una letra adelantada a su tiempo. Luego de la temprana muerte de Cochran, sería grabada por infinidad de grupos, aunque las mejores versiones serían las de Blue Cheer y The Who. Explosiva y sensacional.


10.- “Tequila”. The Champs. Tema instrumental que causó furor hace 60 años con su toque “latino”, en lo que era una mezcla de mambo con rock de garage. Aunque los Champs lo habían grabado como pieza de relleno en su primer disco y como lado B de su canción “Train to Nowhere” y no lo tenían pensado como posible éxito, el resultado fue muy otro y se convirtió en un clásico de 1958… y de todo el porvenir.