La oferta musical es enorme y en ocasiones inabarcable. De los nuevos músicos a seguir para el año que empieza, he aquí una decena de recomendaciones.


Yonaka. Provocativa y vertiginosa propuesta surgida en Brighton, Inglaterra. Su frontwoman, Theresa Jarvis, es un espectáculo en sí misma y las filosas guitarras de la agrupación parecen sacadas de una novela de anticipacion.


Áine Cahill. Una voz espléndida y un estilo que es como el encuentro entre Adele y Portishead o Amy Winehouse y Morcheeba. Su canción “Plastic” es un perfecto ejemplo de su sonido. Cahill es británica, por cierto.


Fishback. Proveniente de Francia, Flora Fishback es una estupenda cantautora especializada en un synth pop oscuro y sensual. Proveniente del punk galo, su propuesta suena más que bien.


Lewis Capaldi. Este joven compositor y cantante galés puso en circulación su EP Bloom el año pasado y ha causado una gran sensación desde entonces. Una voz poderosa acompañada por un piano minimalista. Habrá que escuchar lo que nos traiga en 2018.


Louis Berry. Rockabilly, blues y folk es lo que conjuga este joven inglés que fue un niño problema y encausó sus inquietudes cuando se robó la guitarra de su padrastro y aprendió a tocarla. Al menos eso es lo que se cuenta de él. Pero de que es bueno, lo es.


Pitou. Holandesa, de Amsterdam. Autora de brillantes canciones que abrevan del folk-rock y han hecho que se le compare lo mismo con Laura Marling que con Julia Holter. Una propuesta tan bella como inteligente.


Stereo Honey. En el terreno del rock alternativo (hoy llamado indie), este grupo londinense muestra un estilo fino y espacial que hace pensar en Muse pero también en Everything Everything. Realmente interesantes.


The Aces. Excelente cuarteto femenino de rock pop. Estadounidense de origen, la agrupación posee un sonido muy atrayente y casi nos atreveríamos a decir que irresistible. Y sí, tienen algo de The xx.


Touts. Punk irlandés lleno de explosividad y letras críticas. Energía politizada que mucho debe a The Clash en sus primeros años. Dicen que en concierto estos chavitos resultan sensacionales.


Yaeji. Dentro del saturado mundo del rap y el hip-hop, esta intérprete neoyorquina de antepasados coreanos promete grandes cosas, basada en su originalidad y en esa mezcla suya de rap, electrónica, música house y pop de Corea. Dicen que durante sus presentaciones ofrece comida al público.