En sus inicios, lo que los distinguía de sus colegas funkeros y pre-grungeros era que si bien compartían con estos un sonido salvaje y estruendoso, le añadían a ello un estilo hiperquinético y delirante, con una imagen sarcástica, agresiva, provocadora y altamente divertida (recuérdese cuando salían al escenario con no más atuendo que un calcetín en los genitales).

rhcp-3

Me refiero, claro, a los Red Hot Chili Peppers, quienes llevan más de 30 años (32 para ser exactos, desde la grabación de su primer disco en 1984) como una de las agrupaciones más importantes del mundo, a pesar de que, paradójicamente, han mantenido siempre una presencia pública más bien discreta y sin estridencias.

rhcp-2

Con sus tres integrantes básicos de toda la vida (el carismático vocalista Anthony Kiedis, el demencial bajista Flea y el estupendo baterista Chad Smith y) y sus talentosísimos e intermitentes guitarristas (Hillel Slovak, Dave Navarro, John Frusciante y el actual Josh Klinghoffer), los RHCP han creado un modo de ser, estar y tocar muy propio y más que reconocible a lo largo de su notable discografía que llega a los once álbumes en estudio con su flamante The Getaway (Warner Music, 2016), una obra que presenta una serie de afortunadas y novedosas características.

Desde que el cuarteto empezó a grabar para Warner en 1992, con el extraordinario Blood Sugar Sex Magik, todos sus discos habían sido producidos por el legendario Rick Rubin y es hasta estas fechas que optaron por prescindir de él y contratar los servicios de Brian Burton, universalmente conocido como Danger Mouse. El cambio se nota a lo largo de los trece cortes que conforman el plato, con un sonido menos áspero, menos crudo, más aterciopelado y melodioso, más sofisticado y fino. Tan novedoso es The Getaway que se da el lujo de presentar la insólita y para muchos impensable colaboración de Elton John, como co-compositor y pianista en el delicioso tema “Sick Love”.

rhcp-1

Difícil resulta resaltar alguna de las canciones, dada la buena calidad de todas ellas, pero se puede mencionar joyas como la homónima “The Getaway”, “Dark Necessities”, “Go Robot” y “Dreams of a Samurai”.

Los Red Hot Chili Peppers han regresado, maduros en sus años cincuenta (resulta un dato curioso que Kiedis, Smith y Flea nacieron, los tres, en 1962), para entregar un álbum que resulta muy disfrutable y no traiciona su esencia. Lo recomiendo sin duda alguna.