¿Necesitamos una voz femenina más? ¿No es suficiente con las existentes? Leontine es el nombre de un dueto integrado por Helena Sánchez (voz, piano, órgano Hammond) y Rodrigo Barbosa (batería, percusión, electrónicos, sintetizadores, Wurlitzer) que debuta con el disco The Tide (Intolerancia, 2016). Ella ha trabajado al lado de Jazmín Solar y en Songs for Eleonor; él ha estado detrás de la batería en Los Tlayudos, Los Dorados y Paté de Fúa.

leontine-1

Helena comenzó a trabajar en sus canciones, buscaba cómo y con quién grabarlas. Ocasionalmente se acercaba a Rodrigo para preguntarle algo o pedirle un poco de ayuda y éste colaboraba aunque sin sumarse al proyecto. Gerry Rosado, productor en Discos Intolerancia, comenzó a trabajar con mayor regularidad con ella y entonces Barbosa decidió integrarse definitivamente a una banda que aún no estaba conformada, no tenía nombre y a la que terminó coproduciendo.

Luego de visitar varios estudios y hacerse ayudar por otros músicos (Carlos Maldonado, Alex Otaola, Daniel Zlotnik, Cuong Vu, Guillermo Perata, Benjamin Shwartz, Camilo Froideval, Susana San José y Natalia Pérez Turner, entre otros), la resultante es The Tide.

“Burning Flames”, el corte inicial, posee algo de trip hop, un diseño sonoro poderoso (especialmente cuando aparece la percusión) que hace que la hermosa voz de Helena Sánchez resalte, mientras un solo rabioso, dividido en dos momentos, suena como un clavo que se incrusta en tus huesos.

No hay una línea única, pero ello no implica que la música de Leontine tienda al eclecticismo. Lo suyo es la diversidad, el buscar el mejor marco para expresar las ideas. Hay tonadas lentas, que se tiñen de pop y crean imágenes de ensueño (“Sirens”); delicadas construcciones sonoras –un cello en el fondo que dialoga con un cálido bajo, la melodía que tiende el teclado, voces que se duplican, eco y profundidad en el golpe de la percusión– en “The Blue in Your Eyes”; un tema con acentos tristes (“Home Tonight”) y otro que sin llegar a inscribirse en el blues, sí que se le acerca por la intensidad puesta en él (“When the Rain Comes”).

leontine-2

Como productor, dice Barbosa, “siempre estuve en busca de cualquier cosa que beneficiara a la música. Cada canción que Helena compone tiene una personalidad distinta y mi trabajo, entre otras cosas, fue el de hacer que cada una de ellas cobrara la vida que necesitaba”.

The Tide presenta canciones sin rebuscamientos, pero sí elegantes, son composiciones que apelan a la fuerza cuando ésta es necesaria, pero que en realidad se mueven mejor en la suavidad, en los pasajes sedosos. Sin duda uno de sus destellos es la presencia de Sánchez, una voz fresca y sincera que apuesta por el canto y no se deja llevar por el susurro de moda, ni gusta de caer en esa tendencia de acometer las canciones como si estuviera al borde del llanto. Dice las cosas sin demasiados afeites, aprovecha la cama de sonidos que los músicos le tienden, usa su voz con maleabilidad, sabe ser expresiva cuando es necesario y también contenida para no dejarse llevar por los excesos; lo  mismo entrega con solvencia una balada que temas más dinámicos (“Scorpion’s Revenge”) o juguetones (“Shore”).

leontine-3

A Helena no le pregunté nada. No porque no tuviera algo qué decir; simplemente consideré que lo que su voz transmitía era suficiente. Una palabra más, creo, hubiera empañado un poco el todo.

¿Se necesita una voz femenina más? Probablemente no, pero cuando la tormenta atenaza los movimientos, cuando la oscuridad se cierne y paraliza, Leontine es un faro que alumbra esas zonas recónditas donde la esperanza parece haber sucumbido. Cuando arribamos a “Where Are You?”, el corte final de The Tide, la hermosura nos ciega. Son pocos los elementos de la canción: el piano en el comienzo, los sintetizadores que se agregan poco a poco y dan color, el eco que imprime profundidad en la voz y se utiliza para darle dramatismo y no para ocultar imperfecciones, la reverberación que acompaña a otros instrumentos y dan al cierre una aura de pérdida, de adiós definitivo, como si fuera una marcha fúnebre que remata la trompeta de Cuong Vu.

Bienvenida Leontine.

(Leontine presenta The Tide el 3 de junio en el Auditorio de la Universidad del Claustro de Sor Juana. Entrada libre).