“Los pájaros por la mañana. El organillero en la plaza. Una loca grita en el parque. Polifonía de cláxones. Motores […] Gritos en el andén. La gente conversa. Sirenas de patrullas. Sirenas de ambulancias. Tamales calientitos. Los soneros improvisan […] Afuera de un bar se escuchan los últimos vestigios del ‘Rock en tu Idioma’. La ciudad es una experiencia sonora”.

musicos-cdmx-1

Así comienza “Estampas Citadinas”, texto de Aarón Flores que abre Músicos en la Ciudad de México, e-book compilado por Todd Clouser y Zazil Collins, obra bilingüe que recoge textos de 42 músicos provenientes de distintas corrientes, pertenecientes a diferentes generaciones y que trabajan en el antiguo Distrito Federal.

Clouser, quien además de ser editor de este ambicioso proyecto es el guitarrista de A Love Electric, cuenta los motivos que los llevaron a emprender esta obra: “No soy de aquí obviamente, pero me he beneficiado mucho de vivir aquí y de colaborar con muchos músicos y a veces siento que no sabemos cómo compartir nuestra propia historia; el concepto era que todos nos uniéramos para compartir nuestra visión individual y de allí  surgiera una historia de comunidad” .

Zazil Collins, la corresponsable del proyecto, dice que al momento de seleccionar a los participantes en el libro consideraron a quienes “tuvieran una voz propia, la idea fue que su música hablara de todo un mundo creativo, por ello  tratamos de balancear géneros y no restringirnos sólo a uno”.

musicos-cdmx-2

Músicos en la Ciudad de México da apenas un vistazo de ese enorme entramado sonoro que se desarrolla cotidianamente en esta urbe y contradice a quienes piensan que en esta metrópoli nada acontece y que todo ya está dicho o ha pasado. Es una mirada de voces que encara su quehacer de manera peculiar, pues más que poner un coto o marcar una directriz única al momento de recoger los textos, los editores exhortaron a  los participantes a expresarse libremente.

Así, aquí hay desde poemas, miradas a un género en específico (“Y si lo que nos gusta es la canción y hay acceso a la música de todo el mundo desde hace décadas, hoy más que nunca, ¿por qué privarnos de forjar una canción libre, libre de verdad?”, dice David Aguilar a propósito de la tan manoseada nueva canción), recuentos personales (“Soy feliz siendo músico, un músico independiente en México, aunque no es fácil, nunca lo ha sido”, escribe Alex Eisenring; “El Grises Fest, vol. 2 fue un parteaguas para muchos de nosotros […] Es ahí donde me quedó claro el poder que tenemos los músicos y artistas gráficos independientes cuando hay algo más grande que nuestros propios proyectos” anota Lxs Grises [Zuriel López]), elecciones de vida  (“la música independiente  –que comenzó en los 90 como un impulso para crear alternativas – hoy por hoy ha creado un ejemplo de cómo vivir la vida: es una postura existencial, social, política, económica, y de libertad, dignidad y conciencia” apunta Iraida Noriega) o reflexiones más profundas acerca de la responsabilidad del músico en momentos de crisis como los que vive este país (“¿para qué hago arte?, ¿para quién hago arte?, ¿de qué sirve?, ¿por qué trasciende?, ¿por qué es tan poderosa la música?, ¿qué responsabilidades tengo como artista?” se pregunta para luego ofrecer respuestas Daniel Aspuru).

musicos-cdmx-3

Es una panoplia de voces que se desarrolla al margen de la gran industria y que encuentra en la independencia y la autogestión un terreno más favorable para su desarrollo. No importa si se es rupestre de corazón o si el pop es lo que da aliento a su vida; tampoco si en el ruido encuentran el motor de su creación o si el jazz, la improvisación o la canción son los vehículos para dar salida a la expresión; tampoco es importante haber nacido en esta megaciudad, aunque sí lo es trabajar en ella, desarrollar una voz y darle salida.

Rafael Catana, Alonso Arreola, Denise Gutiérrez (Hello Seahorse!), Eduardo Piastro, Daniel Zlotnik, Alex Otaola (San Pascualito Rey, La Cuca), Natalia Arroyo, Georgina Equihua, Remi Álvarez, Belafonte Ramírez, Líber Terán, Felipe Pérez Santiago y Benjamín Shwartz, entre otros, entregan textos para este libro que promete ser el inicio de una serie que, además de interesante, es necesaria dada la poca documentación existente acerca de la música popular en nuestro país.