Las listas para determinar lo mejor del año, siempre serán subjetivas y siempre dejarán afuera muchas obras que al enlistador (en este caso quien esto escribe) no le parecieron tan relevantes o incluso, dada la enorme producción discográfica, ni siquiera pudo escuchar.

Los doce álbumes que incluyo aquí son obras que me parecen significativas dentro del rock y que tratan de abarcar diversos estilos y subgéneros. Los lectores siempre tendrán la libertad y el derecho de disentir y, por supuesto, de escribir en la parte correspondiente sus opiniones, disensos y propuestas.

He aquí mi lista personal en orden decreciente.

12

12-blur

Blur. The Magic Whip (Parlophone). Lejos está de ser el mejor trabajo discográfico del cuarteto de Colchester, Inglaterra, pero Blur es Blur y esta excelente colección de canciones en momentos recuerda a lo más destacado de su producción britpopera. Un álbum relajado, simpático y muy grato.

 

 

 

11

11-weller

Paul Weller. Saturn’s Pattern (Atlantic). Este disco es la prueba más fehaciente no sólo del talento del antiguo líder de The Jam, sino de su sabiduría para mantenerse actual y no sonar nostálgico. Un trabajo realmente estupendo el de este veterano de los años setenta, una obra llena de buen rock.

 

 

 

10

10-misty

Father John Misty. I Love You, Honeybear (Sub Pop). El segundo disco del músico y compositor Josh Tillman, ex baterista de Fleet Foxes, ha sido mejor recibido que su anterior Fear Fun de 2012 (que yo prefiero), quizá porque I Love You Honey Bear es un plato más accesible y radiable. Como sea, estamos ante una obra de gran finura, dulce, irónica y más que disfrutable.

 

 

 

9

09-blood

Matthew E. White Fresh Blood (Domino). Todo un descubrimiento. Con una amplia gama de géneros que van del rock folk al reggae y del indie pop al soul a la Stax Records, White es una presencia llena de frescura dentro de una industria cada vez más artificiosa y mecanizada. Un disco lleno de espontaneidad y autenticidad el de este virginiano barbón y treintañero.

 

 

 

8

08-barnett

Courtney Barnett. Sometimes I Sit And Think, And Sometimes I Just Sit (Mom + Pop Music). Esta joven australiana hace un rock simple, duro y fresco en la mejor tradición de Patti Smith y Liz Phair. Guitarrista y cantante, su trío es tan sólido y rocanrolero como debe ser. Estupendo disco. Otra de las buenas sorpresas de un año que no fue tan pródigo a la hora de sorprendernos.

 

 

 

7

07-newsom

Joanna Newsom. Divers (Drag City). Con la influencia innegable de Kate Bush, aunque quizá más góticamente romántica y victoriana que ésta, Newsom ya ha dado muestras de su alta calidad como compositora y ejecutante de canciones etéreas y de hipnótica magia, tal como lo corrobora en este su tercer y enigmático álbum.

 

 

 

6

06-butler

Will Butler. Policy (Merge). Miembro fundador de Arcade Fire y hermano del líder del grupo, Win Butler, Will lanzó éste, su primer disco como solista, que remite, sí, a Arcade Fire, pero también a los Talking Heads, The Cars, los Strokes, Devo y varios otros, aunque con un sello muy particular. Un trabajo variadísimo, muy interesante y en varios momentos entusiasmante.

 

 

 

5

05-richards

Keith Richards. Crosseyed Heart (Mindless Records). El gran jefe Stone regresó al terreno de los álbumes solistas con esta maravilla llena de blues, de soul, de reggae y demás sonidos negros. Nada nuevo bajo el sol, pero Richards no lo necesita: con su alma rocanrolera a toda prueba la basta y sobra. Para nostálgicos de vanguardia.

 

 

 

4

04-bjork

Björk. Vulnicura (Onle Little Indian) A la islandesa le da muy seguido por hacer discos tristes y depresivos. Este no sólo es triste y depresivo, sino que alcanza los terrenos de la devastación emocional. Para masoquistas irredentos, pero con la calidad de Björk.

 

 

 

3

03-stevens

Sufjan Stevens. Carrie & Lowell (Asthmatic Kitty). Stevens suele hacer discos muy personales, pero éste es sin la menor duda el más personal, el más íntimo, el más sentido y sensible de todos, pues rinde contradictorio homenaje a Carrie, su madre recién fallecida y con quien no llevó una relación precisamente ejemplar, y a Lowell, su padrastro. Música austera y de enorme delicadeza, con un alto grado de ternura visceral. Una obra a la vez agridulce y elegante.

 

 

 

2

02-vile

Kurt Vile. B’lieve I’m Goin Down (Matador). Rock folk áspero y grasoso el de este nativo de Filadelfia y ex integrante de The War on Drugs, con grandes canciones y arreglos que incluyen guitarras, banjos y secas percusiones. Un trabajo impecable en la mejor tradición poética y trovadoresca de Bob Dylan y Neil Young, aunque con un sonido propio y, digamos, más alternativo.

 

 

 

1

01-deradoorian

Deradoorian. The Expanding Flower Planet (Anticon) La talentosa y singular Angel Deradoorian abandonó a los Dirty Projectors para realizar esta joya al lado de su hermana Arlene. Composiciones a la vez sólidas y etéreas, rítmicas y melódicas, enraizadas en una world music minimalista, con preciosas armonías vocales. Un disco sin aspavientos, de esos que prácticamente todos los listados de este año ignoraron, pero que posee un enorme encanto, un gran valor artístico y una belleza sin par.

 

 

 

 

 

Un comentario en “12 discos del 2015 (Una lista personal)