Escuché en una película que María Callas murió de corazón roto, tal vez porque Onassis la cambió por Jackie Kennedy. Sin embargo, desde antes de sus descalabros amorosos con el magnate naviero, su voz siempre fue así de nostálgica. A Callas la escucho mientras limpio, como terapia, a los desamores; no hay nada mejor que estar libre de amores como dice Miguel Bosé.

A Edith Piaf la envejeció el alcohol, marchitó su piel y le mató la voz.

Ya fue. Esas voces gloriosas se extinguieron.

A otra que las drogas le mataron la voz fue a Amy Winehouse y también ya fue. Ahora nos tenemos que conformar con una especie de cantantes como Paloma Faith.

russian-red-1

Ellas eran bellezas sencillas, pero con voz delumbrante. Luego pienso en cuántas mujeres de todas las edades se encuentran haciendo audiciones en este momento para formar parte del estrellato como ellas. Imagino una escena, algo así como en la película Iedereen beroemd!, cuando la joven poco agraciada canta “Lucky Manuelo”, con la esperanza de ser famosa o Coco Chanel de joven, cuando intenta ser una cantante privilegiada en París, antes de darse cuenta de su enorme talento para la costura y el diseño de modas.

russian-red-2

Mientras escucho "Non Je Ne Regrette Rien" se me antoja una copa de champagne barato, pero a falta de burbujas me consuelo con un Mason Jars lleno de whisky pintado. Sigo en la búsqueda de una nueva voz femenina que llame mi atención, mas como aún no la encuentro, recomiendo a una que sigue viva, su voz es dulce (aunque algo hipstercilla) pero me relaja en momentos de flojera. Es una española que se llama Russian Red y canta en inglés. Si no la conocen, es un buen momento para hacerlo. Me gusta su álbum Fuerteventura de 2012. ¿Qué significa Fuerteventura? Para la cantante es una isla especial, pues ahí escribió un par de canciones para este muy disfrutable disco.

russian-red-3

Por cierto, su nuevo plato, Ultimate Stranger (2015) también es muy bueno.