Formado a principios de los noventa del siglo pasado y desaparecido en 2008, a la muerte de su pianista y líder Esbjörn Svensson, este excelente trío sueco (mejor conocido como E.S.T.) tuvo también como integrantes a Dan Berglund (contrabajo) y a Magnus Öström (batería). Su estilo añadía elementos de rock, pop, música clásica y techno, con influencias lo mismo de Béla Bartók que de Radiohead (de hecho, solían hacer fabulosas versiones jazzísticas de temas de este grupo británico).

est-1

Practicante de un “catolicismo” musical que lo llevaba a abrazar esa mencionada universalidad de géneros para trasladarla y traducirla al jazz, el trío poseía un estilo vibrante que resaltaba tanto en sus álbumes como en sus conciertos. Debido a ello y a su seducción por el rock, no era de extrañar que lo siguiera un amplio público joven.

Autodefinida como “una banda de pop que toca jazz”, E.S.T. siempre tuvo un espíritu colectivo, a pesar de llevar el nombre del líder en sus siglas. Aunque podría pensarse en un predominio del piano de Svensson (y en ese sentido es notoria la influencia estilística de Bill Evans), en realidad el contrabajo de Berglund (muchas veces tocado con arco y conectado eléctricamente) y la batería de Oström resultaron igualmente esenciales desde los inicios del grupo, en 1993. Años después conocerían al productor e ingeniero de sonido Ake Linton, quien terminaría por convertirse en una especie de cuarto elemento y les otorgó un sonido muy emparentado con la electrónica que abrió aún más su abanico de posibilidades artísticas.

est-2

Nacido en Västeras, Suecia, en 1964, Esbjörn Svensson provenía de una familia musical (su madre tocaba el piano clásico y su padre era un melómano empedernido, sobre todo en lo que respecta al jazz –amaba a Duke Ellington). Sin embargo, fue hasta la adolescencia que empezó sus estudios como pianista, los cuales continuó hasta la Universidad de Estocolmo, en donde desarrolló la técnica necesaria para afianzar plenamente sus conceptos intuitivos autodidactas. Amante de la música de Keith Jarrett y Chick Corea, absorbió todo lo que provenía de ellos y lo adaptó a su propio estilo.

Fue al iniciarse la década de los noventa que conoció a Magnus Oström y Dan Berglund. El entendimiento fue automático, ya que los tres amaban al jazz pero también al rock. De hecho, el pianista y el baterista ya habían tenido un grupo previo, llamado Stock Street B, pero cuando conocieron al contrabajista optaron por la formación del trío y apenas en 1993 grabaron su primer disco: When Everyone Has Gone.

A lo largo de seis años, permanecerían haciendo discos y conciertos en Escandinavia (el célebre E.S.T. Live 1995 pertenece a esa época, pero no sería conocido mundialmente sino hasta 2001). Fue con el lanzamiento de From Gagarin’s Point of View, en 1999, que el trío fue lanzado fuera de sus fronteras, ya que el disco fue grabado en Alemania. De ahí empezaron diversas presentaciones por Europa y la llegada de E.S.T. al célebre festival de jazz de Montreux, lo cual constituyó prácticamente su consagración.

est-3

Vinieron luego discos como Good Morning Susie Soho (2000) y Strange Place for Snow (2002). Este último les significó su primera gira urbi et orbi. Luego llegarían Seven Days of Falling (2003) y el DVD Live in Stockholm, del mismo año. Viaticum, de 2005, se convirtió en el álbum de jazz mejor vendido ese año en Europa y preparó el camino para el éxito de la agrupación en los Estados Unidos. Así, E.S.T. se convirtió en el primer grupo de jazz europeo que apareció en la portada de la legendaria revista Downbeat. Los álbumes Tuesday Wonderland (2006) y Live in Hamburg (2007) reafirmaron su presencia.

El grupo tocaría en salas de concierto con las entradas agotadas desde Nueva York hasta Tokio y desde Sydney hasta Jakarta y por toda Europa. Su última presentación sería en el Tchaikovsky Hall de Moscú, Rusia, el 30 de mayo de 2008.

Tan sólo dos semanas más tarde, el 14 de junio de 2008, Esbjörn Svensson desapareció durante una sesión de buceo en Ingarö, cerca de Estocolmo. Sus compañeros, incluidos el instructor y su hijo de catorce años de edad, lo encontraron inconsciente en el fondo del mar. Con lesiones graves, fue trasladado de urgencia en helicóptero al Karolinska University Hospital, pero no pudieron salvarlo. Su carrera se truncó tristemente a los 44 años, casado y padre de dos hijos.