Tocar un instrumento involucra “una catarata de emociones”, afirmó la saxofonista Melissa Aldana (Santiago de Chile, 1988) en una entrevista con Acid Jazz Hispano. En el concierto que la joven jazzista ofreció la noche del sábado en el Centro Cultural Roberto Cantoral puso de manifiesto su declaración. Le apasiona el jazz “porque es una forma de arte” en la que “no hay límites ni reglas”.

Fotografía: Cortesía de DeQuinta Producciones

La sesión de Melissa Aldana & Crash Trio —celebrada en el marco del ciclo NY Jazz All Stars, presentado por DeQuinta Producciones y Telefónica México con el apoyo de Jazz at Lincoln Center de Nueva York— se caracterizó por la improvisación y el regocijo. Acompañada del contrabajista chileno Pablo Menares y del baterista cubano Francisco Mela, la saxofonista interpretó, entre otras piezas, “M&M”, “A New Point”, “Peace, Love & Music”, “Tirapié” y “Second Cycle”.

Ganadora de la Thelonious Monk International Jazz Saxophone Competition en 2013, Aldana ha dicho que Sonny Rollins, John Coltrane, Lucky Thompson, Don Byas, Chris Cheek y Mark Turner son algunos de sus músicos predilectos. La jazzista proviene de una familia de intérpretes —su padre es saxofonista y de su abuelo heredó el instrumento que toca actualmente—, estudió en el Berklee College of Music y se ha presentado en el histórico Blue Note Jazz Club en Nueva York.

Fotografía: Cortesía de DeQuinta Producciones.