PSYCHEDELIC PILL

(Reprise Records)

He aquí el primer álbum doble en estudio de Neil Young en cerca de cinco décadas de andar en el camino… y vaya maravilla. Al lado de sus fieles músicos de Crazy Horse, con quienes grabó discos tan impactantes como Zuma (1975), Rust Never Sleeps (1979), Ragged Glory (1990), Weld (1991) o Sleeps with Angels (1994), el canadiense y su caballo loco vuelven a las andadas después de su regular Americana, plato aparecido hace apenas unos meses. Psychedelic Pille es una obra gigantesca, con escasos nueve cortes, algunos tan largos y magnificentes como “Ramada Inn” (casi diecisiete minutos de duración) o “Driftin’ Back” (¡más de veintisiete minutos del mejor y más puro rock à la Young). Pero hay también piezas cortas que balancean al álbum, que lo equilibran de manera sabia y satisfactoria, para crear un conglomerado de canciones ejecutadas con entusiasmo de debutantes, con la fuerza de estos joviales músicos sexagenarios que han encontrado en el rock a la verdadera fuente de la juventud.