Pat_MethenyPor Sergio Monsalvo C.

Evocar, sugerir y provocar con un jazz anochecido. Ese ha sido el objetivo del nuevo disco de Pat Metheny: What’s It All About, uno que despertó en él recuerdos de instantes idos, ecos de sonidos que lo transportaron lejos en el tiempo o a sonreír llevado por nombres familiares. El músico quiso realizar un álbum que contuviera el espíritu de la vigilia del sueño, en las after hours de su trajín cotidiano.

En él, Metheny (nacido el 12 de agosto de 1954 en Lee’s Summit, Missouri) se dedicó al placer de tocar y escuchar por el acto mismo, relajados los sentidos y acompañado únicamente por la guitarra acústica. Lo hizo de la misma manera que hace una década con One Quiet Night: solo y de madrugada, hora en la que se toca la pieza que se trae atravesada en el corazón de la memoria. Es más, ambas portadas se parecen, con las figuras de hombres solitarios que caminan durante la noche por calles lluviosas o entre las vías de una bruma nocturna.

What’s It All About no es una pregunta retórica, es un lugar en el habitat íntimo del instrumentista, el cual comienza su existencia en el momento en que se cierran los accesos a la obra propia para revisitar la ajena (los diez tracks son de otros compositores, la primera en ese sentido). El título instala al escucha en el ámbito del “puertas para dentro”, cuando el músico departe y comparte otra forma de ser, de sentir: la de las melodías que lo acompañaron de adolescente.

Pat Metheny-What's It All About

Este nuevo disco es el resultado de cuando, en el escenario de su habitación, Metheny comentó consigo mismo, por medio de las cuerdas de una guitarra acústica barítona (“mitad guitarra convencional, mitad guitarra bajo”, según su propia descripción), lo que aquellas piezas significaron para él en el conocimiento de los misterios del instrumento.

Al inicio de la segunda década del siglo XXI, el guitarrista se ha concentrado de manera intensa en la hechura de What’s It All About, su sexto álbum como solista, en la que interpreta la sustancia de algunas de sus melodías favoritas del pop que lo vio crecer (“The Sound of Silence de Paul Simon, “Alfie” de Burt Bacharach, “Rainy Days and Mondays” de los Carpenters, “Garota de Ipanema” de Vinicius de Moraes y Antonio Carlos Jobim o “And I Love Her” de Lennon y McCartney, entre algunas de ellas).

La música de Metheny tiene sus raíces en el jazz, el rock, el pop, el country y la world music y se caracteriza por composiciones intensamente melódicas, ritmos claros ejecutados a la perfección y un flujo inagotable de improvisaciones. Este icono de las cuerdas simplemente cuenta con la capacidad de encontrar los acordes correctos en cualquier entorno.   Como intérprete tiene velocidad, un toque ligero y un lirismo que vuelven sus solos identificables. Sabe equilibrar un sonido etéreo con uno magro y sus ejecuciones siempre tienen fuerza e idea.

A la postre, es cuestión de gustos personales escoger al Metheny “particular” de cada quién, ya sea en un proyecto de free jazz, en su actividad dentro del campo de la fusión con el rock o el pop o en el de sus álbumes de música acústica, por ejemplo. En general, es una fuente que desborda imaginación y un músico que penetra hasta la esencia de un tema sin la red de seguridad de un concepto preestablecido.

Metheny sabe desconstruir y reconstruir, de forma magistral, sus reflexiones impresionistas de aquellos temas y melodías y de esta forma vuelve a confirmar su don de la ubicuidad interpretativa, después de una carrera profesional de treinta y siete años y casi cuarenta discos bajo su nombre. El álbum What’s It All About acrisola al músico en una de sus facetas y la suma a su personalidad de fenómeno multiestilístico.

 

 

Un comentario en “Pat Metheny: solo y de madrugada