Caetano 2011Por Sergio Monsalvo C.

El temperamento adolescente de Caetano Veloso lo ha vuelto a hacer. Si en los años sesenta creó el tropicalismo brasileño, para escándalo de los sambistas ortodoxos, emulando a Bob Dylan al aceptar el rock y adoptar algunos de sus procedimientos dentro del nuevo estilo carioca, tras la decena inicial del siglo XXI les ha vuelto a llevar la contraria a otros puristas, ahora los propios: cambió el tropicalismo por el rock alternativo.

Nacido en Bahía en 1942, en el último lustro Veloso dijo adiós a los violines, las violas y los chelos y tampoco se escuchan ya los tambores bahianos. A los inminentes setenta años de edad, volvió a cruzar las fronteras genéricas y a practicar, con un nuevo modelo, su irremediable originalidad.

Actualmente sale al escenario acompañado por tres músicos de la edad de su hijo, el cual ahora también se ha convertido en su productor. Es una banda de rock típica: Pedro Sá (guitarra), Ricardo Dias Gomes (bajo y piano) y Marcelo Callado (batería). Con ella presentó primero su trabajo denominado , una forma coloquial de decir vocé, tú, en portugués, y luego Zii e Zie (algo así como chavos y chavas). Una manera muy contemporánea de convocar a su público más abierto y de hacerse de uno nuevo, más joven.

CAETANO_VELOSO_2011Si las pieles sudorosas, los pezones, las erecciones, los orgasmos, toda una poética corporal con imágenes y metáforas lúbricas, son los contenidos de las canciones de (su álbum número cuarenta), los mensajes políticos, así como las duras historias de desconocidos, rotos y marginados, pobres y yonquis, son los de Zii e Zie.

Es como si el veterano autor hubiera descubierto de nueva cuenta la vida. Ya no es el trabajo de un crooner elegante o el de un refinado cantante sudamericano. Ahora en sus conciertos manda el rock de perfil indie.

Es una forma de confirmar lo que hace mucho se sabía: que nunca hace lo que de él se espera. Ya había dado aviso en sus discos anteriores, al incluir temas de Elvis Presley, Talking Heads y Nirvana. Hoy, a quien se lo pregunte, Veloso le destaca la importancia y el potencial creativo del rock alternativo y reconoce que para la realización de y Zii e Zie obtuvo la inspiración durante la escucha de un concierto que los Pixies dieron para la BBC.

Oyó la música reducida a lo esencial –concisa y cruda– y debido a ello comenzó a planificar, como nunca antes, la sonoridad de cada canción desde el mismo momento de escribirla. El material del primer disco se lo presentó al que sería el guitarrista principal del grupo, Pedro Sá, con los arreglos delineados para dicho instrumento. Luego, con la ayuda de él y de su hijo, Moreno, reclutaron al bajista y al baterista de entre los amigos de este último.

Influenciado, pues, por esta generación, Caetano Veloso se enroló en la hechura de una obra inmersa en la corriente indie y alternativa. Los temas que componen ambos discos son inéditos, tras seis años de no acceder a los estudios de grabación, y en ellos la envoltura va de la samba al rock, el blues y el punk, con el objeto de cantarle al sexo, al desamor, a la política y a la cotidianidad. El resultado ubica a Veloso –un cantautor consagrado del siglo pasado— como artista vigente y casi atemporal, en una nueva apuesta por la música brasileña, pero buscando  sonoridades y mezclas distintas.

 

 

Un comentario en “Caetano Veloso alternativo

  1. La música Brasileña es única, original, auténtica, fascinante,nada se le parece. Milton du Nacimiento, Atrud Gilberto , Maria Rita , Antonio Carlos Jobin, hasta el ganador del grammy D`javan etc, etc,.. ¡Pero Caetano es el Rey!