The+Mocks+mockssss1Por Luis Reséndiz

El contraataque de The Mocks a los terrenos del LP es con este M is Adventure. Tras su genial debut M is Correct, estupendo EP que los situó inmediatamente en un lugar preponderante del panorama nacional, con su pop retorcido, imaginativo y luminosamente oscuro, la banda regresa en un breve tiempo con otra obra digna de ser tomada en cuenta, un álbum destacable en medio de un mar de propuestas flojas e intrascendentes.
En primera instancia, suenan a una especie de María Daniela y su Sonido Lasser pasado por fuertes manos de lobreguez, pero una vez que el escucha se interna en la propuesta, descubre que no: The Mocks tienen cosas que decir, las dicen por sus propios medios y las dicen en serio. Si su propuesta se parece a tal o cual cosa, la culpa no es en lo absoluto de la banda.
M is Adventure abre con un pop sombrío y sugerente, con la inicial “Golden Ring”: el ritmo atrapa, sí, y se adivina una fuerza aún más seductora que la que recorría al espíritu de su disco anterior. Ely Mock canta con firmeza una letra densa, de atmósfera casi bladerunneresca, tintes de sci fi cyberpunk que bien podrían quedar en el soundtrack de cosas como Ghost in the Shell. Desde la portada, con esa pequeña princesita robot cuyas extremidades se desprenden, los estupendos Mocks se decantan aquí por un pop bailable pero oscuro, una propuesta poco común pero bien recibida, una amalgama entre lo dulce y lo amargo, entre el dance más trendy y el post punk más siniestro.


La música independiente en Monterrey vive buenos momentos. Desde la entera discografía de Álbum, una de las bandas más relevantes de la década, hasta estos dos trabajos de The Mocks –pasando en el ínter por los dos discos, aquí ya reseñados, de Fuck Her, or the Terrorists Win, entre varios otros proyectos interesantísimos-, el underground palpita con fuerza vital en aquella ciudad. El pop es adoptado y distorsionado por una camada de tipos talentosos, autosuficientes, quienes con sus trabajos logran darle una nueva dimensión a la música mexicana. No hay aquí regionalismos o huarachismos, no: estas bandas conocen la dimensión global del momento y saben capturarla a la perfección en sus trabajos. Música para el México del siglo XXI.
El pop disfrazado con vestimentas de electroclash rasgado continúa su viaje a lo largo de M is Adventure. “Just shoot me, point that gun at me, shoot me, won’t run away, just do it… you want me dead now… so come on shoot me”, canta Ely Mock en “Shoot Me”. Hay de todo en este EP: canciones duras, rítmicas, satíricas (como la estupenda y concluyente “Traffic Officer”). Diez temas consistentes, congruentes y perfectamente escuchables que nada le piden a cualquier propuesta de algún otro lado (de dentro y fuera de México, por supuesto) y que dan constancia del enorme oficio musical del matrimonio Mock. Así pues, vaya usted a la web oficial de la banda (www.wemocks.com) y escuche el preview. No se arrepentirá. Al contrario: quedará con ganas de más.

 

 

Un comentario en “The Mocks: con M de aventura

  1. Discazo , la escena de Monterrey fluye cabron, sobre todo la que no esta en los reflectores, solo es cuestion de escarbarle.