knack_confusionPor Sergio Monsalvo C.

 El grupo Mitsoobishy Jacson se formó en Limburg (Bélgica) en 1995 y con ello echó a andar la caja de las sorpresas, una mezcla experimental y sofisticada de diversas corrientes musicales: non-music, rock underground, jazz avant-garde, indie y spoken word, con buenas dosis de humor, para luego sacar de ahí —teniendo siempre presentes a bandas autorreferenciales como dEUS, Dead Man Ray, Kiss My Jazz, Shadowgraphic City o Rudy Trouvé— piezas instrumentales, monólogos breves y canciones logradas.

  Mitsoobishy Jacson es un enchufe sonoro múltiple, conectado con muchos músicos belgas actuales, puesto que la mayoría de los integrantes del grupo (compuesto por cinco miembros base a los que se agregan diversas combinaciones de freelancers) también toca en otros conjuntos en activo (Evil Superstars, Nemo, Metal Molly, Chitlin’ Fooks y The Sands). A veces el proyecto se queda en suspenso por algún tiempo, mientras sus miembros se dedican a otros géneros artísticos (la pintura o el cine). El núcleo y la esencia de la agrupación es el dúo formado por Peter Houben (voz y guitarras) y Mauro Pawlowski (voz y guitarras), ambos de amplia trayectoria artística en diversos rubros.

  La de estos belgas es una banda que no juega con los clichés. A ellos les interesan las atmósferas, en este caso la de una posible generación beat cibernética, con sus cafés llenos de humo, muchas botellas de vino y largas noches de conversación sobre el mundo y otras minucias, sí, pero aderezadas con las de sutilizaciones sonoras y soundtracks in situ en las combinaciones genéricas ya mencionadas, para ilustrar la charla.

  En lo que a la música se refiere, el grupo obtiene su inspiración principalmente de la primera época de la Knitting Factory y en la improvisación con el drum & bass, las guitarras sintetizadas y en la voz filtrada por la electrónica. Sin proyectar frialdad tecnológica sino al contrario: les gusta todo eso de los corazones rotos, la bebida y la gente justa, reunida, la sensación de la soledad acompañada.

  El elemento avant- garde jazzístico de su material, los matices y las sorpresas musicales de los que sus álbumes están llenos se incrementan con la fuerza de los teclados (de Gus van Neuten) y la batería tratada (de Herman Houbrechts), tanto que incluso la sección de guitarras (en la que se incluye Pascal Deweze) a veces tiene problemas para enfrentarse a la poderosa rítmica. En sus álbumes como en concierto, tocan piezas que sólo son capaces de ejecutar una sola vez. Entre los temas incluidos en ellos, seguramente hay algunos que no volverán a tocar jamás. Lo mismo les pasa en el podio.

  En Mitsoobishy Jacson se reunieron músicos de antecedentes muy diversos. John Zorn es tan importante para ellos como Dinosaur Jr. Les interesan los elementos que tienen en común, como la muy frágil línea vocal, no sus diferencias. Zorn la acompaña con jazz, Dinosaur Jr. con guitarras estruendosas. La confluencia de factores tan diferentes en el estilo de este grupo dificulta las cosas un poco para el público, como lo demuestra la poca recepción que tienen en el mainstream.

  En sus producciones –Nougat in Koblenz (Brinkman Records, 1996), Boys Together Outrageously (Heaven Hotel, 1999) y la más reciente con la banda sonora The Confusion of A.J. Schicksal 1927-1973 (62 TV Records, del 2009)– lo que llama la atención es lo poco pulido de las grabaciones, cualidad que en la música se designa como lo-fi, método que concede menor importancia al contenido que a la forma, en busca de un resultado tan original como auténtico.