• Hasta el último aliento
    A veinticinco años de El circo


    Con ese concierto, La Maldita demostró que sigue siendo la gran banda de hace veinte años. Que sus canciones ponen a bailar a cualquiera. Que tiene una energía y una capacidad de transmitirla muy potentes y que sus canciones marcaron, como a mí y mis amigos, a toda una generación que encontró en ellas un espíritu festivo y alegre, pero también crítico y rebelde, capaz de reflejar el entorno social de muchos jóvenes citadinos.