abril 24, 2012

Waterboys: el material de los sueños

Por Sergio Monsalvo C.      

Las imágenes oníricas, místicas y esotéricas son parte del ser humano mismo y siempre es interesante descubrir con qué aspectos de éstas se identifica y cuáles proyecta en otras figuras. El significado de aquellas se hace claro solamente si se deja que esas imágenes entren en diálogo abierto con quien las ha percibido, dejándolas hablar y manifestarse como en la poesía, por ejemplo. Cuando los sueños o visiones alteran la realidad, como sucede la mayoría de las veces, el origen de las alteraciones está en la propia mente del receptor y éstas pueden decirnos a la larga muchas cosas sobre él.

“Un hombre inteligente y hábil –escribió el poeta W. B. Yeats– lee sus sueños en busca del conocimiento de sí”. Los sueños y las miradas hacia lo desconocido, pues, son una forma de despertar, una forma primaria de visión y de conciencia, en que el soñador se siente tocado o llamado por algún extraño lugar donde se le espera. El lugar del deseo donde lo esotérico predomina.

En este sitio se han ubicado los Waterboys a lo largo de su obra (de casi tres décadas) y ahora, especial y sintéticamente, con el disco An Appoinment with Mr. Yeats. En él podemos encontrar cabalística, mitología. poesía, renacimiento ontológico, simbolismo, el espíritu místico del bardo irlandés por excelencia y, en la misma correspondencia, un folk rock identitario y trascendental.

Con un objeto mágico de tal naturaleza y en busca de las palabras justas, es imprescindible pedir al escucha que abra suavemente los oídos, porque las piezas de estos escoceses tienen sus muchos momentos importantes y bellos, tanto en el uso de las palabras del poeta como en su búsqueda por capturar lo fugaz, el atisbo de nuevas vidas y sus cantos para proporcionarnos placer. Y lo hacen de una manera casi perfecta por la levedad de su contenido. Esa condenada levedad italocalvínica tan difícil de conseguir.

Mike Scott (líder indiscutible y master mind del conglomerado musical que abarca decenas de integrantes y dos etapas bien definidas como grupo: la que va de 1983 a una década posterior y la del año 2000 al presente) consigue cuadrar el círculo tras varios intentos a lo largo de los años: concretar en una sola obra la poesía de Yeats sobre la mitología celta y su folklore con la musicalidad del rock.

El sofisticado poeta y dramaturgo que fue W. B. Yeats (quien nació en Dublín en 1865 y falleció en Francia en 1939) fue el creador del llamado estilo celta crepuscular y sin duda el máximo representante del renacimiento de la literatura irlandesa moderna. Este escritor fue uno de los autores más destacados del siglo XX por esa labor, misma por la cual recibió el Premio Nobel de literatura en 1923.

Imagen de previsualización de YouTube

Yeats supo separar a la cultura irlandesa y llevarla lejos de los cartabones ingleses, tanto en la materia a tratar como en su manifestación (tras descubrir el hinduismo, la teosofía y el ocultismo y al interesarse por la magia y el espiritualismo, entre otros temas). Su poesía se fundamentó e inspiró básicamente en el panorama, las atmósferas, la mitología tradicional de su país y, de forma puntual, en las leyendas de origen celta, elementos a los que agregó una constante preocupación por la musicalidad del verso. Mike Scott y sus Waterboys, más artistas que nunca, logran con un disco ejemplar el tono romántico y melancólico que Yeats creía característico de aquellos seres míticos.

Te recomendamos

Comentarios cerrads.