abril 15, 2012

Govea, visos de continuidad

Por David Cortés

El movimiento es inusitado y sorpresivo, pero habla del trabajo y la perseverancia. Salvador Govea no es un músico improvisado. Detrás de él no sólo existe una preparación académica, también está la experiencia adquirida en su paso por Similares y Conexos e Iconoclasta, dos bandas de rock progresivo que es la música que Govea lleva tatuada en algún lugar de su cuerpo.

Entre 2008 y 2009, él tomó sus teclados y comenzó a pergeñar una serie de composiciones a las cuales Víctor Baldovinos (batería) y Luis Arturo Guerrero (bajo) terminaron de dar forma para plasmarlas en Danza urbana, un atractivo debut en el cual el rock progresivo en su veta sinfónica encontró un hálito de frescura merced a composiciones bien trabajadas. Govea se convirtió en el apelativo de la banda y cerró ese año con un DVD (con todos los videos de las composiciones de Danza urbana) y cambios en la alineación. Víctor Baldovinos abandonó por  compromisos contraídos anteriormente y en su lugar entró Pedro Galindo.

Al cierre del 2011, Govea lanzó un nuevo disco.  Esta continuidad, extraña, inusual para un género como el progresivo en nuestro país, habla no sólo de la constancia de estos tres, también es un argumento del compositor que subió a su nave y ahora tripula la embarcación con mano segura.

Raíces, la nueva placa de Govea, es, como su predecesor, una apuesta por el rock progresivo. Hay, por supuesto, constantes pero también nuevos giros y actualizaciones que hacen a este disco no sólo disfrutable, sino que también lo convierten en una declaración del desarrollo de la banda. Es un álbum que, desde su corte inicial (“En busca de la raíz”), establece líneas narrativas y se muestra rico en la creación de imágenes. Es, sonoramente, una exposición de las diferentes razas que pueblan este mundo y lo interesante es que uno puede reconocerse y reconocer a otros en medios de esa diversidad. Es un “mundo sonoro” que no recurre a los clichés ni al estereotipo geográfico. Es también el corte que le dio su entrada al baterista Pedro Galindo.

Cuenta Salvador Govea: “Cuando Pedro grabó esta composición, nos paramos del lugar de la consola y le aplaudimos. Muy pocos bateristas lo podrían haber hecho tan bien, sobretodo que tuvimos muy poco tiempo para ensayar y grabar”.

En Raíces encontramos un arreglo a “Retablo medieval”, del compositor Miguel Bernal Jiménez, músico con quien el tecladista tiene una interesante afinidad: “Soy organista y el ‘Concertino’ (tema incluido en Danza urbana) es de lo más representativo de lo que se ha hecho en México para este instrumento. De hecho, de Bernal Jiménez no conozco más allá de sus obras para órgano, esto es por una cerrazón de mi parte, porque sí tiene mucha obra de calidad para otros instrumentos. En cuanto a lo musical, él explota los antiguos modos (escalas) griegos y esto lo acerca armónicamente al rock y al progresivo que también suelen ser modales; encontré éste y otros puntos de conexión que traté de explotar”.

“Intersecciones” (una nueva versión al tema aparecido en su producción anterior) es un track que tiene un arranque en apariencia monótono, pero hay que escuchar el trabajo en la batería de Pedro Galindo que prácticamente domina el primer tercio de la composición y luego se ve cortada, intersectada, por el piano eléctrico. Aquí hay muestras de virtuosismo, pero no de onanismo. Los solos están allí para reforzar la composición, no para brillo y solaz de los intérpretes.

Si bien todo el álbum es consistente, otro de sus instantes a destacar es “Neocórtex”, una composición del baterista Galindo más cercana a los territorios de la fusión. A pesar de ser una voz diferente, el corte se amolda perfectamente a ese todo que es Raíces, lo cual habla de la integración del nuevo baterista a la banda.

Imagen de previsualización de YouTube

Govea lo ha vuelto a hacer, en un breve periodo ha editado un par de discos de excelente manufactura y su música ha llamado la atención en el circuito extranjero. Las razones son sencillas, pero ninguna de ellas proviene de la suerte. Cada una de sus composiciones exuda vitalidad, frescura, espontaneidad; tiene esa cualidad de hacer de lo complicado algo sencillo y Raíces es una muestra de ello, un disco hecho desde el progresivo, pero que bien puede surcar otras aguas si encuentra oídos ansiosos de nuevos sonidos.

Te recomendamos

2 comentarios a “Govea, visos de continuidad”


  1. Rocío Perafán

    Es una reseña interesante que invita a conocer más del grupo sobre todo a los que nos acabamos de encontrar con su obra. Gracias


  2. Emiliano

    Pues yo los acabo de escuchar, de conocer, pues tuve la suerte si se le puede llamar así, de verlos en mi escuela, y para mí ha sido un privilegio. Muy buenos, experimentados y sin embargo, de aquellos que no se manipulan por las disqueras, y se atreven a componer cosas quizás raras. Pero con muy buen sonido, y armonía. Muy rica su música :)

Comenta esta entrada

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>