Tesis para el debate: si el rock es un hecho histórico, un fenómeno sociocultural que ocurrió entre los años 1945 y 1975, entonces el mejor grupo o banda de rock tiene que ser Led Zeppelin. Los desacuerdos sobre esta certeza engrandecerán su importancia para la reflexión crítica.

Ningún otro conjunto o solista de ese período histórico se puede definir más de rock que lo alcanzado de modo definitivo por los integrantes de Led Zeppelin. Esta agrupación es más puro rock que Elvis Presley, los Beatles, Bob Dylan y Pink Floyd.

Después de Led Zeppelin vino otra cosa, la superación del rock, algo que ahora ya también se transforma en otra cosa y en otra. Pero lo decisivo del rock ya ocurrió y se sintetiza en lo hecho por este cuarteto. La figura de Led Zeppelin cierra la era del rock porque la cumple y resuelve de forma esencial definitiva, la lleva al límite. Porque Led Zeppelin reúne en sí todas las virtudes y todos los defectos del rock, lo mismo que sus características musicales esenciales.

Led Zeppelin tiene como lado negativo manifiesto el machismo en sus letras y las poses fálicas en el escenario, por ejemplo; lo mismo que la mala fama absurda de tener un pacto con el diablo y de ser un caos libertino escandaloso durante las giras. Otro punto negativo es la forma en que se convirtieron en un espectáculo mercantil. Pero Led Zeppelin también tiene la virtud de sonar como una agrupación perfectamente integrada y articulada para generar puro rock en todos los casos, igual en lo eléctrico que en lo acústico, sin estereotipos, consiguiendo sublimes momentos de interpretación e improvisación en sus presentaciones en vivo.

El enredo moralino de los plagios y la defensa como propiedad privada de los derechos de autor es un asunto sin pies ni cabeza, otro punto en el que Led Zeppelin resulta ejemplar como rock.

Si no es el más importante guitarrista, Jimmy Page sí es uno de los diez mejores del rock y su virtuosismo logra de modo constante muchos puntos sublimes, igual en la velocidad de la interpretación que en la calidad de las digitalizaciones. Difícil, muy difícil, resulta tratar de pensar en bateristas de mayor calidad y emotividad que John Bonham, tan distintivo y cierto que la banda se disolvió a su muerte. La voz de Robert Plant demuestra ser muy versátil y siempre obtiene armonías y tonalidades con su propio estilo y de muy alto valor en la ejecución vocal. Y John Paul Jones, con un gran dominio del bajo y los teclados, aporta una musicalidad redonda y una construcción siempre asombrosa. No hubo muchos grupos así de consistentes y versátiles en toda esa época.

Algunas comparaciones con Led Zeppelin. Grand Funk suena como hecho con lego. Deep Purple tiene ratos muy mamones. Black Sabath es monótono e inestable. Grateful Dead parece ir a cámara lenta. Queen tiene muchos ratos de bostezo en salón de belleza. Pink Floyd parece soundtrack de documental de pesca de truchas. Y Creedence suena a música ranchera. Los Kinks a Broadway. Y los Who no vuelan tan en lo auténtico cuando decidieron seguir como si nada después de la muerte de Keith Moon.

El mejor álbum de esta banda es el sin título que ha sido nombrado como Led Zeppelin IV, también conocido por su portada como el disco del viejito con la carga de leña en la espalda. Todos los elementos y detalles de este conjunto de ocho canciones consigue la perfección rockera total, algo válido lo mismo para el orden de las canciones como para los arreglos, la calidad de la grabación y la producción en sí del objeto disco. Una obra en todos sentidos memorable. Incluye la canción "Escalera al cielo" que, sea como sea, es uno de los grandes emblemas del rock. Es sublime la interpretación de Page en la sobregrabación de guitarras y Plant la canta muy inspirado; además, esta vez la letra es bella y enigmática, abre un infinito de interpretaciones. Las demás canciones de este disco de larga duración son de lo más distintivo de la banda, ninguna pierde la alta intensidad del conjunto y escuchadas en orden configuran una obra conceptual de múltiples texturas de relato en blues y muy vanguardista en la trama narrativa.

 

 

Un comentario en “Expectativas
Led Zeppelin definitivo

  1. Pocos argumentos de peso, más allá del gusto por la banda…Puede escribirse lo mismo y más haciendo una apología de los WHO…me quedaría con ellos , no obstante mi gusto por ZEPP. Concluyo: el rock tan fenomeno cultural dxtenso y pluridimensional , como es, no puede quedarse en la simplificación de “La mejor…” ” La más grande…” etc. To each his own!!! Y, Long Live Rock…
    Pir último, 1945 como linea de arranque me parece ficticio y sin sustento: algun evento? A no ser el fin fe la 2a Gran Guerra… El Rock viene de mas atras, Delta blues cotton fields y crossroads estan en su origen.
    Digo…