Se dice que la música nació allí. Hace mucho tiempo de eso, tanto que la historia se ha invertido para hacernos creer que en realidad fuimos nosotros, los occidentales, quienes se las llevamos a ellos. Lo cierto es que continuamente se exhuman datos, discos y anécdotas que confirman que allí, en el continente negro, hay una veta que se antoja inagotable.

Aquí no están los mejores ni están todos. Son cinco maneras de acercarse a la música de países como Tanzania, Uganda, Ghana, Kenya, etcétera; apenas una introducción:


africa-1

Zazou/Bikaye/CY1: Noir et blanc (Crammed Discs)

En 1983 Hector Zazou se conjuntó con Bony Bikaye, un cantante de Zaire, y CY1 en los electrónicos. En nueve cortes, el trío hizo una mezcla entre lo tribal y lo futurista, lo étnico y lo electrónico. Sin duda, una de las primeras fusiones entre mundos en ese entonces irreconcialiables. Para unos, esta alianza es como si Kraftwerk y Fela Kuti hubieran tenido un encuentro, aunque la mezcla se caracteriza por su espontaneidad, algo que difícilmente hubieran favorecido los germanos.


africa-2

Various: Ghana special. Modern highlife afro-sounds & ghanaian blues 1968-81 (Soundway Records)

El sello Soundway ha escarbado no sólo en África, también lo hace continuamente en Iberoamérica. Este álbum doble es una muestra de las joyas que se pueden encontrar en su catálogo. Treinta y tres cortes en los cuales el rock y el soul “chocan” con las músicas tradicionales de Ghana. Una recopilación en la que los nombres no dirán mucho: The Mercury Dance Band, City Boys Band, Pagadeja, pero en donde todo es funk, tribalismo y calor.


africa-3

William Onyeabor: William Onyeabor (Luaka Bop)

Entre 1977 y 1985 el cantante y compositor nigeriano Onyeabor grabó ocho álbumes que, en su mayoría, estaban dominados por un funk electrónico, más cercano a lo perpetrado por Funkadelic o Parliament, aunque en su música también hay una mezcla entre la electrónica  de Giorgio Moroder y la sicodelia. Durante mucho tiempo estuvo desaparecido, porque se dedicó a profesar la religión y a arrepentirse de sus pecados. Este box set recoge todas las grabaciones conocidas de este africano que cuenta entre sus seguidores a Hot Chip, Four Tet, Damon Albarn y Davendra Banhart, entre otros.


africa-4

Various: Ten cities (Soundway Records)

Entre el otoño de 2012 y la primavera 2013, productores de música electrónica de cinco ciudades europeas (Berlín, Bristol, Kiev, Lisboa y Nápoles) viajaron a cinco ciudades de África (El Cairo, Johannesburgo, Lagos, Luanda y Nairobi). El resultado de esa colaboración se asienta en este álbum de tonos eclécticos, pero muy interesante en el que hip hop, dubstep y jazz se entrelazan con el afro jazz de Lagos o el rap de Kenya.


africa-5

Various: Opika Pende. Africa at 78 rpm (Dust to Digital).

Jonathan Ward es un estudioso de la música africana  y en 2011 logró recopilar en esta caja de cuatro discos compactos —cuyo significado, en lengua lingala, es “mantente firme”, “se fuerte”— cien canciones procedentes de distintas partes de África que se escribieron entre 1900 y 1960. Ward tiene un sitio en la red llamado Excavated Shellac que pone a disposición de los lectores música del continente negro de difícil acceso. Este box set, presentado en una bella edición, es indispensable para conocer parte del legado sonoro de naciones como Camerún, Sierra Leona,  Malawi, etcétera.