Barcelona, España. Sónar es un festival de música electrónica y experimental fundado en Barcelona en 1994 por Ricard Robles, Enric Palau y Sergi Caballero. El festival se divide en dos partes desde sus inicios. El Sónar de Día se celebra en las instalaciones de Fira Barcelona, en Montjuïc, Plaza d’Espanya, en pleno centro de Barcelona. Por su parte, Sónar de Noche tiene al recinto de Fira Gran Via, en l’Hospitalet, como su espacio de referencia.

sonar-1

Este 2017, la edición del Sónar cerró con 123 mil espectadores, récord absoluto de los 23 años de trayectoria del festival.

Dentro del Sónar hay un congreso, el Sónar+D, en el cual se habla de creatividad, tecnología y empresa. Cinco mil profesionales, 57 países y 30 conferencias programadas. Este año, las actividades de networking y los talleres duplicaron la cifra de asistentes. Hasta aquí las cifras. El comisario, José Luis de Vicente, explica que es un congreso “antidisciplinario”, en el sentido de que ignora las finas líneas que dividen pasado y futuro, tecnología y arte, ciencias y humanidades.

sonar-2

Durante los últimos cinco años, hemos podido presenciar, escuchar y conversar con ilustres y admirados personajes del mundo de la creación contemporánea. Sputniko!, Brian Eno, Bruce Sterling y Björk son algunos ejemplos de los conferencistas que más interés han causado en el Sónar+D. Aquí rememoramos algunas de las enseñanzas que se dejaron en esta cita que une a creadores, artistas, tecnófilos, curiosos y emprendedores y que permite todo tipo de contacto e interacción con las personalidades referentes de la tecnología y la creación contemporáneas.

Sputniko!

Sputniko! es diseñadora, artista, profesora en el MIT y se dedica a crear productos, conceptos, música y ficciones que exploran nuestra relación con la tecnología, el impacto que tiene ésta en nuestros días. Especular con futuros alternativos para influenciar al público es su misión.

Se trata de un personaje al que se considera como una importante creadora. Ataviada con elementos mangas y emulando a una heroína de cómic japonés, trata de generar discusión y abrir el debate mediante creaciones, vídeos y canciones que la han llevado a varios museos y universidades para reflexionar sobre las implicaciones sociales, culturales y éticas de nuestra vida tecnófila. En 2013, fue la mujer del año por la revista Vogue Japón y es una de las cien mujeres más influyentes en el mundo. La idea principal es que somos capaces de hackear la realidad y cambiar el diseño de la misma para generar otras alternativas a la narrativa contemporánea. Cambiar al mundo mediante la ficción.

sonar-3

Hiromi Ozaki inventa artilugios y compone canciones. Los aparatos son prototipos construidos en colaboración con científicos. Británica y japonesa, sus obras incluyen el humor negro británico y lo más colorido del pop y el manga japonés. Entre los inventos que presentó en el Sónar+D estaba la máquina de la menstruación. Obra que pretende trasladar el dolor y los sentimientos propios de la menstruación al usuario del cinturón. Se presenta en forma de vídeo musical en japonés y con beats de música electrónica de baile. Otro vídeo trata sobre una niña japonesa que tiene el sueño de llegar a la luna. La historia es un vídeo musical sobre cómo produce esa pieza y prepara el lanzamiento del cohete desde su habitación. Al final, el aparato que aluniza es capaz de dejar sus huellas de forma remota, pero esta vez, y para siempre, son unos tacones los que quedarán estampados en la superficie lunar.

Otro ejemplo es Crowbot Jenny, máquina para interactuar con cuervos mediante sonidos grabados. Una nueva forma de comunicarse con ellos y una nueva relación con la naturaleza, donde es posible hackearla y modificarla mediante el uso de tecnología. Esta inspiración viene de una obra literaria. La memoria filosófica de Donna Haraway, When Species Meet (2007), versa sobre una mujer solitaria que a pesar de la sobrecarga de comunicaciones, tiene problemas para relacionarse con sus pares y prefiere hablar con los cuervos. Científicos de Londres y Cambridge, expertos en la inteligencia de estos pájaros, ayudaron a hacer realidad el aparato diseñado por Sputniko! y gracias al experimento, también se constata la capacidad de comunicación y sociabilidad de los cuervos. Los samples salieron de los parques londinenses Finsbury y el célebre Hyde Park. La obra invita a una reflexión sobre la interacción entre especies, a veces tan cercanas y urbanas que hemos olvidado que existen. Ahora la tecnología nos permite profundizar en el análisis de nuestra vida y valorar cómo utilizamos los últimos avances de la ciencia, entender una nueva manera de relación y comunicación con la naturaleza.



Brian Eno

Conferencia clave, éxito de asistencia, supuso el pistoletazo de salida el año pasado. Palabras inaugurales a cargo del genio contemporáneo Brian Eno. Fundador de Roxy Music, productor de Bowie, Talking Heads, U2 o el denostado Coldplay.

El título elegido por él para su presentación fue “Why We Play?” (que en inglés tiene otras connotaciones, más interesantes para el debate, pues “play” se refiere a jugar y a tocar un instrumento). Habló sobre los motivo por los que tocamos y el porqué del juego (en el caso de los niños, para representar una realidad, comprenderla y compartir sus valores).

“El arte es el juego de los adultos”, manifestó Eno y soltó varias frases tan interesantes como memorables: “El arte es el lubricante de la cultura”.

sonar-4

Brian Eno forma parte de DIEM25, un grupo liderado por Yannis Varoufakis, polémico y respetado ex ministro de finanzas griego y economista de referencia en Europa.

“Siempre pensé que mi misión como artista era intentar hacer objetos que pertenecieran al mundo en el que me gustaría vivir”. Así abrió Brian Eno la conferencia y continuó: “Deben imaginar que si yo hago música que pienso pertenece al futuro, de alguna manera estoy contribuyendo a que ese futuro suceda”.

El artista de 68 años empezó por cuestionar los valores económicos dominantes de nuestro tiempo, “esta especie de fuerza neoliberal que es muy orientada a los resultados y premia la libertad económica e individual. La idea se basa en que son los individuos la fuerza motor de la sociedad, no las comunidades”.

“Hasta las prisiones se privatizan y los exámenes se han estandarizado”. Ejemplos de “raras perversiones del pensamiento”, según Eno, demuestran el terrible impacto que tiene pensar todo en términos económicos.

“Es posible graduarse de una escuela o universidad con fantásticos resultados y no tener la más chingada idea de nada”, observó entre una gran ovación por parte del público. Y siguió: “Arte es donde juntamos y damos sentido a las cosas en las que estamos de acuerdo”.

Su discurso ya iba entrando en la noción adulta del juego: “Todos nosotros somos distintos uno del otro. ¿Cómo es posible cooperar para producir las complejas cosas que producimos juntos? Carreteras, sistemas judiciales, sistemas de educación y todas las cosas que requieren que hayamos llegado a un gran consenso de alguna manera”.

Citó al rock como un género lleno de ejemplos, cómo ha formado opinión y cimentado a la sociedad. “La música popular viene de personas marginales: negros, judíos, personas que no eran parte de la estructura de poder de la sociedad”.

Eno aludió al heavy metal y citó a la Velvet Underground, una banda que “no habría pasado ni una simple audición”; sin embargo, una de sus mayores influencias. Y contrastó la anarquía del rock con la estructura jerárquica de la música clásica. “El rock no viene desde arriba, viene de abajo, desde el suelo. No es un accidente que una revolución entera sobre cómo pensamos la sexualidad y el género ha pasado durante los últimos 50 años, también en parte por la creación artística”.

“Si observas a los niños, ellos juegan todo el tiempo, ¿pero, qué hacen cuando juegan? Están imaginando. Están sintiendo cosas. Están tratando de entender lo que otras personas sienten sobre esas cosas. Entonces, los niños aprenden jugando, como los adultos aprenden por medio del arte”.

Eno habló de la cultura como el “lubricante” de la evolución de la sociedad. Y también advirtió cómo en muchos lugares se ve como algo “cada vez menos importante. Nadie sabe para qué sirven las artes”.

Concluyó diciendo que parecería que las artes son una extensión del lujo: “una vez que has lidiado con los problemas más difíciles, como ganarte la vida y tomar aviones y trenes para llegar a tiempo, entonces puedes tener un poco de arte, como un helado al final de una comida”.

Se despidió de la siguiente manera: “De lo que quiero convencerlos es de que no es esta la manera de funcionar para nada. La única forma en la que podemos cooperar y trabajar juntos como sociedad humana y comunidad que somos es generar y compartir gran cantidad de cultura y arte. Quiero convencerlos de que es la cosa más importante que podemos hacer”.

(Continuará la próxima semana)