Junto con Led Zeppelin IV y Paranoid de Black Sabbath, he aquí uno de los tres álbumes fundamentales del rock duro de los años setenta.

We all came out to Montreux on the Lake Geneva shoreline
To make records with a mobile – We didn’t have much time
Frank Zappa & the Mothers were at the best place around
But some stupid with a flare gun burned the place to the ground
Smoke on the water – A fire in the sky
.
“Smoke on the Water”, Deep Purple

Si hay un grupo que sintetice el espíritu del heavy metal primigenio, ese es Deep Purple. Al igual que sus pares y contemporáneos Led Zeppelin y Black Sabbath, el quinteto formado en su mejor momento por Jon Lord, Ritchie Blackmore, Ian Gillan, Ian Paice y Roger Glover no sólo produjo el más perfecto rock pesado de la historia, sino que también vivió los excesos, las locuras, los rencores, las envidias y las peleas a muerte que estigmatizaron sin remedio a las grandes bandas de fines de los sesenta y principios de los setenta. Drogas, alcohol, groupies (algunas en edad infantil), odios; un ambiente muy poco propicio para hacer música y, sin embargo, Deep Purple la hizo y la hizo muy bien.

dp-3

Aunque para algunos críticos e historiadores el mejor disco del grupo es Deep Purple in Rock (1970), la mayoría da como número uno, por su calidad y significado, a Machine Head (Purple Records, 1972). Puede ser que tengan razón.

dp-2

Después de las pretenciosas locuras seudo sinfónicas de Jon Lord en el disco Concerto for Group and Orchestra (1969), la agrupación pareció reflexionar y produjo tres álbumes de primer orden, todos ellos llenos de poderío e inspiración premetalera: el mencionado In Rock, Fireball (1971) y Machine Head. Una enorme trilogía, sí, pero concentrémonos en este último.

El álbum fue grabado en Montreux, Suiza, ya que las altas tazas de impuestos en Gran Bretaña lo hacían incosteable. Justo un día antes de entrar al estudio, durante un concierto de Frank Zappa en el casino de esa ciudad helvética, un espectador enloquecido causó un incendio. El incidente sirvió de inspiración para uno de los temas que incluiría el disco. Y qué tema. No sólo el mejor de la obra, sino uno de los mejores en la historia del rock duro y con el que quizá sea el riff más conocido en el planeta: me refiero al riff de “Smoke on the Water”, creado por el guitarrista de Deep Purple, el polémico Ritchie Blackmore.

Sólo siete cortes contiene Machine Head y aun así permanece como un hito. Esto no sólo se debe a la calidad de las canciones que lo conforman, sino también a los talentos individuales de los cinco músicos, desde la voz versátil y poderosa de Ian Gillan hasta los teclados virtuosos de Jon Lord, pasando por la sección rítmica, precisa y contundente de Roger Glover en el bajo y Ian Paice en la batería, para culminar, por supuesto, con la guitarra incomensurable de un Blackmore en su mejor momento. De hecho, todos estaban en su mejor momento y nunca Deep Purple sonó mejor que en el periodo 1970-1972 (con el “en vivo” Made in Japan, del mismo 72, incluido).

dp-1

El grupo formado en 1968 en Hertford, Inglaterra, había tenido de inicio una carrera errática, con cierta tendencia al pop. Cuando su primer vocalista, Rod Evans (el mismo que canta “Hush”, el tema que dio a conocer mundialmente al agrupamiento) se separó, fue sustituido por Ian Gillan y muy pronto Ritchie Blackmore tomó el control para dar preminencia a su guitarra y hacer que Deep Purple creara un rock mucho más duro y agresivo. En ese sentido, Machine Head es la culminación de ese afortunado giro y ello se escucha no sólo en “Smoke on the Water”, sino en los otros cortes del álbum, en especial la muy intensa y vertiginosa “Highway Star”, con ese duelo fenomenal entre el órgano de Jon Lord y la guitarra de Blackmore, aparte de las tremendas vocalizaciones de Gillan (“Nobody’s gonna take my car / I’m gonna race it to the ground / Nobody gonna beat my car / It’s gonna break the speed of sound / Oooh it’s a killing machine / It’s got everything…”). El propio Blackmore vuelve a brillar con otro riff monumental en la culminante “Space Trucking”, definida por algún comentarista como “un boogie de ciencia ficción” ("We had a lot of luck on Venus / We always have a ball on Mars / Meeting all the groovy people… We’d move to the Canaveral moonstop / And everynaut would dance and sway / We got music in our solar system / We’re space truckin’ round the stars”). Otras dos piezas importantes son la contundente “Never Before” y la larga excursión instrumental que es “Lazy”.

El mismo año en el cual apareció Machine Head, Lester Bangs, el famoso crítico de rock, escribió en Rolling Stone: “No puedo ser muy purista, porque estoy seguro que ‘Smoke on the Water’, ‘Highway Star’ y ‘Space Trucking’ fueron compuestas, cada una, en no más de veinte minutos, pero sé que esta banalidad es lo que le da la mitad de la diversión al rocanrol. Estoy seguro de que amaré los próximos cinco álbumes de Deep Purple, mientras suenen exactamente como esas tres piezas”.