Hay quienes dicen que la historia del rock hecho en México resulta bochornosa en sí. Veamos cuando menos una veintena de hechos que deberían provocar vergüenza, muina y pudor (o risa).

La aparición, en septiembre de 1960, de la abominable (Federico Arana dixit) columna “Rock en español” en la revista Notitas Musicales, cuyo autor era el siniestro diazordacista Víctor Blanco Labra, padre putativo de todos los seudoperiodistas patrioteros que defienden a ultranza al rockcito nacional.

Todas las apariciones de los grupos del llamado boom del rock mexicano (Caifanes, La Maldita Vecindad, Fobia, etcétera) en Siempre en Domingo, con Raúl Velasco,  justificadas con el falaz argumento: “Pus si los Bitles y los Rolin salían con Ed Sullivan, ¿por qué nosotros no?”.

Cuando en pleno “Festival de Rock y Ruedas” de Avándaro, en septiembre de 1971, por uno de los altavoces de información se dio el siguiente exhorto: “¡Un aplauso para Luis Echeverría que nos va mandar 300 camiones de cincuenta pasajeros para el regreso! ¡A todo dar el chavo ese!”.

Cada vez que el público mexicano (“el mejor del mundo” según algunos) chilla como en un orgasmo cuando cualquier músico extranjero exclama: “¡Mecsicouuuuu…!”.

La falsísima actuación conjunta de Maná y Jaguares en el festival por la Paz, celebrado en el estadio Azteca en 2001 y organizado por Televisa y TV Azteca.

paz

Cuando Enrique Guzmán, César Costa, Alberto Vázquez, Johnny Laboriel y Luis Vivi Hernández dejaron de ser cantantes para convertirse en cómicos.

Cada vez que Alejandro Lora ha gritado “¡Que viva el rocanrol!”, “¡Mamá, prende la grabadora!”, “¡El rocanrol es un deporte, practíquenlo!”, etcétera.

Cuando Laureano Brizuela se autonombró “El ángel del rock” y na-die hi-zo na-da.

brizuela

La ocasión en la cual Caifanes cantó “La negra Tomasa” con Daniela Romo en un programa nocturno de televisión.

La ocasión en que Botellita de Jerez apareció en Alcanzar una estrella (la telenovela, la obra de teatro y la película) al lado de Angélica Vale y la tocada en el cumpleaños de la misma, en una discoteque, donde el grupo palomeó con integrantes de Timbiriche y Menudo.

El día en que Sergio Villalobos, guitarrista de El Hangar Ambulante, se subió a la azotea de su casa y en pleno viaje de LSD creyó que podía volar, se arrojó al vacío y se hizo puré contra el pavimento.

El día en que Alejandro Lora tomó la composición de Rockdrigo González “El Metro Balderas”, le hizo algunos añadidos a la letra y la grabó con los créditos A. Lora-R. González (en la página oficial de El Tri en internet llegó a aparecer como de A. Lora exclusivamente).

El día en que La Revolución de Emiliano Zapata decidió dejar el rock y cobijarse bajo las seguras y guapachosas faldas de la música tropical y pregrupera, sin saber que estaba siendo un peligroso antecedente para lo que ocurre hoy día en el rockcito nacional.

Cuando a finales de los cincuenta, el periodista (es un decir) mexicano Federico de León inventó que Elvis Presley había declarado que prefería besar a tres negras antes que a una mexicana y desató en nuestro país una oleada amarillista de protestas y boicots en contra del cantante.

El día en que Roberto Jordán decidió usar peinado afro.

jordan

Cuando Agustín Lara, Pedro Vargas y Luis Aguilar hicieron el ridículo bailando “música moderna” en la película Los chiflados del rock and roll de José Díaz Morales (1956).

chiflados

Cuando René Villanueva del grupo Los Folcloristas declaró que las guitarras eléctricas eran instrumentos de penetración del imperialismo yanqui.

La ocasión en que Alex Lora se rompió la boca, luego de que la banda no lo cachara cuando se arrojó con todo y guitarra hacia el público en la Carpa Astros.

Cada vez que Javier Bátiz declara que él le enseñó a tocar la guitarra a Carlos Santana (“Santana se sigue nutriendo de mi música” o “La diferencia con Carlos es que él es un genio musical y yo soy un músico genial”).

La noche en la cual Kinky y Paulina Rubio compartieron el escenario durante la entrega de premios MTV, cantando “I Was Made for Lovin’ You” de Kiss.

 

 

3 comentarios en “20 momentos bochornosos del rockcito nacional

  1. El momento en que consideran a Kinky y Paulina Rubio como parte del rock Nacional.

    • Así es… ¿Quién incluye a Paulina y a Kinky dentro del “rock nacional”? Además, cantaron “I Was Made For Lovin´you”, una rola de un grupo gringo…

  2. Yo agregaría el Museo de los Horrores (si mal no recuerdo), que presenta Federico Arana en su Huaraches de Ante Azul, donde expone algunos fragmentos de textos de canciones (corvers o no), como aquello de: “Para las muchachas yo traigo mi banana…”