A pesar de las visiones desesperanzadas sobre el rock, su comercialización y su supuesta falta de peso, existen vertientes dentro de este que se mueven con raseros y éticas distintas y en las que, aunque parezca extraño, aún encontramos principios e individuos deseosos de cumplirlos hasta donde sea posible.

Una de esa expresiones es el punk rock hecho en este país.

garrobos-2

Israel Olguín siempre ha visto la escena desde atrás, desde su posición como baterista y él, como otros, se vio inoculado con el virus del punk tempranamente. Su primera agrupación fue Bacteria. Cuatro años estuvo allí y luego pasó a formar parte de Graffiti 3X. Ahí la estancia fue mayor: ocho años que dieron como resultado la participación en la grabación de cuatro álbumes (Música de odio, Miedo, Esto no es un juego y La película). Entre 2002 y 2004, Olguín, mejor conocido como “Bam Bam", tocó con un reformado Masacre 68 y cruzó caminos con Rebel’d Punk, para finalmente integrarse a las huestes de Garrobos, banda que desde 1996 ha marcado la dirección de la escena punk-hardcore de este país y con la que hasta ahora ha registrado también cuatro discos: Sublime tortura (2010), Duro y crudo (2012), Tributo a Garrobos (2013) y Escape del infierno (2016).

Olguín tenía poco de haberse convertido en integrante formal de la agrupación –también es conocido por organizar conciertos de punk–, cuando un amigo, quien tocaba en una banda llamada Ámpula, se acercó y le pidió asesoría para lanzar su disco. Ese día de 2006, sin proponérselo, Olguín fundó el sello independiente Bam Bam Records.

Cuenta: “Yo no tenía ni idea de cómo hacerlo, pero este amigo depositó su confianza en mí; entonces me asesoró Leopoldo Vázquez (Iguana Records) y empezamos a trabajar. Siempre he sido melómano, me ha gustado coleccionar discos, mas esta primera incursión fue accidental. Pero tiempo después, el grupo  Seguimos Perdiendo se me acercó y me pidió que le ayudara a sacar su álbum. Y de allí pal real”.

Bam Bam Records se acerca a su onceavo aniversario. A lo largo de estos años el sello se ha dedicado un 50 por ciento al punk, 25 al rockabilly y el resto al post punk. El número de títulos ronda los 25 viniles y más de cien compactos de grupos mexicanos como Rebel Cats, Black Jacks, Acidez, Gorgonas, Xenofobia y Masacre 68 y españoles (Los Carniceros del Norte, Eskorbuto).

garrobos-3

Israel Olguín “Bam Bam”.

En momentos en los cuales la apuesta por las grabaciones físicas es cada vez más escasa, la fe en ellos del fundador del sello es digna de resaltar: “Me gusta la vieja escuela, esto no lo hacemos por negocio, porque los discos se mueven pero ya no como antes. Pero el hecho de no ser un sello comercial o transnacional hace que los discos se vuelvan codiciados por los punks, además de que se trata de tirajes limitados. Las bandas, cuando se han acercado a mí para editar sus producciones, me piden que no se distribuyan en las tiendas tradicionales o en plataformas, no quieren una distribución comercial, quieren mantener ese perfil anticomercial y eso limita la difusión y la distribución, pero no importa porque esto se hace siempre por gusto”.

Desmenuzar el asunto del punk, al menos en México, requiere tiempo. Es un género en el que las divisiones de clase existen y son muy marcadas, una vertiente en la cual la ideología antiimperialista es palpable y en la que también se dan las contradicciones: el uso de Facebook, la utilización del celular, por ejemplo.

garrobos-1

Consciente de la importancia del pasado, el baterista de Garrobos, ha hecho una recuperación de trabajos olvidados, difíciles de ubicar o que en su momento tuvieron poca difusión y por tanto pasaron desapercibidos (“es más un gusto personal”, dice), grupos cuyos nombres probablemente nada dicen a la mayoría, pero fundamentales para la escena: Herejía, Sedición, Anarchus, Xenofobia, Alergia (Saltillo).

“Hablar de punk —dice a manera de conclusión— es como hacerlo de religión. Siempre ha habido divisiones en él, pero también una historia y una tradición. Nunca pensé sacar tantos discos, pero se ha dado todo bien porque hemos logrado rescatar material de Xenofobia, Convulsiones… Pero aquí siempre habrá polémica”.