No sabemos si son las diez (más una) canciones más bellas, pero están muy cerca de serlo. Destacan por su hermosura melódica y su sencillez armónica. No hay un pero que se le pueda poner a una sola de ellas.

rs


1.- “Strangers”. The Kinks. Una vieja canción perdida de Dave, el hermano menor de Ray Davies, que Wes Anderson rescató en la banda sonora de su película The Royal Tenenbaums (2001), para bien de la humanidad. Una belleza.


2.- “Hallelujah”. Jeff Buckley. ¿Qué mas se puede decir de esta maravillosa composición de Leonard Cohen que no se haya dicho ya? ¿Tal vez que la versión más hermosa es la del infortunado Jeff Buckley, quien se nos fue de este mundo demasiado pronto? Decídalo usted mismo.


3.- “Just Like a Woman”. Bob Dylan. Nuestro flamante Premio Nobel de Literatura ha compuesto canciones bellísimas a lo largo de más de medio siglo, pero quizás esta sea la más bonita de todas. Quizás. Hela aquí en la versión del gran Joe Cocker.


4.- “Harvest Moon”. Neil Young. Otro caso parecido al de Dylan: un trovador que sabe hacer melodías memorables y que en esta pieza encontró un equilibrio perfecto entre la sensualidad, la cadencia, el encanto y la belleza.


5.- “God Only Knows”. The Beach Boys. Obra maestra de Brian Wilson, contenida en su disco supremo, el Pet Sounds de 1966. Una de las mejores canciones de amor y abandono de todos los tiempos, pared de sonido incluida.


6.- “Can’t Find My Way Home”. Blind Faith. Esta canción de Steve Winwood para el legendario y efímero cuarteto que conformó en 1969 con Eric Clapton, Ginger Baker y Rich Grech es una de las cumbres entre las canciones más exquisitas de la historia del rock. A la prueba me remito.


7.- “Bridge Over Troubled Water”. Simon & Garfunkel. Majestuosa y emotiva composición de Paul Simon para el que quizá sea el mejor disco de este armónico dueto vocal. Un tema quintaesencial.


8.- “Comin’ Back to Me”. Jefferson Airplane. Otra joya poco conocida más allá de los seguidores acérrimos del grupo o de los conocedores de la música de los sesenta. Suave, austera, leve, tierna, conmovedora. El amor en estado crudo en la voz de Marty Balin.


9.- “Blackbird”. The Beatles. Difícil elegir entre las canciones de los de Liverpool la más hermosa de todas. Nos inclinamos por esta pieza de Paul McCartney, contenida en el Álbum Blanco de 1966. Esta interpretación del propio McCartney es muy bella y fiel a la original grabada en estudio.


10.- “Angie”. The Rolling Stones. Al igual que con los Beatles, con los Stones tampoco es sencillo dilucidar cuál es la más bonita de sus composiciones (¿qué tal “She’s a Rainbow? ¿Qué tal “Ruby Tuesday”? ¿Qué tal “As Tears Go By” o “Play with Fire”?). Al final nos inclinamos por la preciosa “Angie” del Goat’s Head Soup de 1973.


10 + 1.- “I Like You”. Donovan. Como bonus track (o de pilón, para decirlo en buen castellano), esta perla prácticamente desconocida del gran Donovan Leitch, contenida en su grandioso álbum Cosmic Wheels de 1973. Una absoluta belleza para culminar nuestra lista.

 

 

2 comentarios en “Los 10 (+ 1) más bellos y simples temas del rock clásico en voces masculinas