El sonido que crea Dorit Chrysler con el instrumento inventado por el ruso León Theremin, en 1919, ha sido señalado como una especie de fusión entre el trabajo de Björk y el de Marianne Faithfull, logro que la ha llevado a consagrarse como “la diosa” de este peculiar instrumento, también conocido por ser el ancestro del sintetizador.

La artista austriaca se presentó en México el pasado 11 de marzo, en el marco del Festival NRMAL, y en entrevista exclusiva habló sobre su carrera musical y la postura de la comunidad artística de Nueva York ante el gobierno de Donald Trump.

theremin-2


¿Cuál fue tu principal interés para tocar en México? 
Tuvo un significado especial para mí por la situación política actual. Mis amigos y conocidos estamos muy enojados, no conozco a nadie que haya votado por Donald Trump.

¿En un contexto en el que los ataques verbales de Donald Trump incluyen al género femenino, ¿cuál es tu modo de protesta?
Pensar en una mujer tocando su música arriba de un escenario y con ello dar soporte a su individualidad, es para mí la mejor manera de protestar. Saber que tenemos como presidente a una persona tan misógina y violenta, te hace pensar en la igualdad que se ha alcanzado en el mundo de la música. Las estadísticas dicen que las mujeres ya encabezan el cincuenta por ciento de la industria, por eso es que para mí el trabajo que hago es una pequeña contribución para que las mujeres tengan mayor producción en los medios.

theremin-1

¿Cómo explicas el funcionamiento del theremin? 
El theremin produce dos campos electromagnéticos, uno por la antena de lanzamiento y otro por la antena de volumen. Por medio de un sistema llamado heterodinación, el cuerpo entra en los campos y acorta las frecuencias produciendo así un sonido en el rango audible. Es mi cuerpo el que produce el sonido, éste es el instrumento; el theremin solo provee los campos electromagnéticos en los que yo me muevo, por lo que los movimientos más pequeños, producidos por cualquier estado mental en el que estoy, se amplifican y se convierten en sonido. Aprendes que tu cuerpo está siempre en movimiento y es difícil de controlar.

¿Existe una palabra que defina la sensación de “tocar sin tocar”?
La traducción al español indica lo diferente que es un theremin para todos los instrumentos que han existido por miles de años. De ahí que un theremin todavía es bastante desconocido. Su interfaz es muy inusual y es más difícil de tocar, ya que no hay nada a qué aferrarse —sin referencia física—, excepto tu mente. Se relaciona un poco con el baile y el control del cuerpo, por lo que es un instrumento muy físico, a pesar de no tocar nada.

¿Cuál es tu respuesta al desconocimiento popular del theremin? 
Bueno, es inmerecido que el theremin todavía no sea tan popular y sea gravemente subestimado. Es por eso que empecé la Kid Cool Theremin School, para enseñar el instrumento a una mayor cantidad de gente. En mis conciertos, trato de pasar por todos los diferentes colores que un theremin es capaz de alcanzar. Afortunadamente, hay cada vez más músicos que realizan trabajos muy bellos con el instrumento. Deseo que esté más presente en la música popular, incluso espero que un día una banda de habla hispana de renombre comience a utilizarlo en diferentes e interesantes caminos que aumenten el interés por este inusual artefacto.

Karina Vargas
Twitter: @lula_walk