El primer álbum de The Clash (llamado precisamente The Clash y grabado en 1977) muestra a una agrupación que si bien aún no estaba del todo consolidada, si daba muestras de lo que sería su estilo, muy diferente al de las otras bandas de punk británicas y estadounidenses, al integrar en sus composiciones elementos de la música jamaiquina, especialmente del reggae y el ska, según lo demuestran piezas tan buenas como el cover al tema de Junior Murvin “Police & Thieves”.

clash-1

Aunque existe una versión posterior y más comercial de The Clash para el mercado norteamericano (la cual más parece una colección de sencillos que un álbum en sí, con canciones como “I Fought the Law”, “Complete Control” o “[White Man] In Hammersmith Palais”), prefiero hablar de la obra original, tal como fue concebida por el grupo.

Ya aquí las letras contenían un alto nivel de crítica política y social, mucho más consistente y pensada y mucho menos menos nihilista y visceral que la de los Sex Pistols, por ejemplo. Sorprende que para ser el primer disco de un grupo punk, el resultado sea tan fino, lo cual no significa que sea un trabajo pasteurizado o con elementos poperos. Por el contrario, se trata de una colección de cortes llenos de energía, filo y rudeza, pero con un alto sentido artístico. De hecho, es éste quizá su álbum más auténticamente punkero.

Con temas tan buenos como la kinkófila “Remote Control”, la muy influenciada por los Ramones “Cheat”, la quasi funkera “Protex Blue”, la oscurona “Deny” y las conocidísimas “White Riot”, “London’s Burning”, “Career Oppurtunities”, “Janie Jones” o “I’m So Bored with the USA”, no se podía hacer una obra débil.

The Clash es un muy  afortunado debut de esta banda, un trabajo esencial —de hecho, uno de sus dos discos básicos— y un anuncio de lo que estaba por venir.

 

 

Un comentario en “40 años con The Clash

  1. Tengo 2 quejas de este artículo:
    Cuando dices “una agrupación que si bien aún no estaba del todo consolidada”. Opino que ninguna banda está consolidada en el 1er disco (ni Zeppelin);
    2. Lo corto. Haces una entrega muy chida y poco pretenciosa. Ojalá profundices en los componentes del artículo (y lo compartas).

    Hartas gracias.