Como el blues y el son cubano, el tango se originó durante el último tercio del siglo XIX. Cosa que ocurrió en el vibrar sensual entre los puertos de Montevideo y Buenos Aires, las dos orillas de la gran desembocadura del Río de la Plata.

tango-1

El tango es música popular urbana y cosmopolita; música de la gente trabajadora de una “ciudad grande”. Lo distingue de forma sublime una cadencia muy marcada y clara, pero indefinible, algo que sólo se puede calificar como “rioplatense” o “cayengue”, presente en el cantar, tocar o bailar este género musical. El compás del tango es en tiempo de cuatro por cuatro, pero se le escucha como de dos por cuatro y entonces en realidad su paso se encuentra más dentro de un cuatro por ocho.

La música del tango se distingue por la presencia inconfundible del bandoneón, su instrumento distintivo, que se agregó ya bien iniciado el siglo XX. Pero en un principio el tango se interpretó con guitarra y muy pronto también con piano, violín y flauta. La orquesta típica es un sexteto integrado con un piano, dos bandoneones, dos violines y un contrabajo; en una gran orquesta de tango se agregan la flauta, violas, chelos y guitarra. Los instrumentos que no se emplean en la interpretación del tango son la batería, las percusiones y los metales.

La imagen actual del tango se puede plantear como el dibujo de un arco voltaico entre Carlos Gardel (1890-1935), quien le da fama mundial al género en la primera mitad del siglo XX, y Astor Piazzolla (1921-1992), que lo revoluciona y amplía hasta volverlo rockero durante la segunda mitad del siglo. También cuenta en su presencia actual el impulso internacionalista que le dio la película El último tango en París (1972) de Bernardo Bertolucci (1940), con música ultra-tanguera y casi-rockera del Gato Barbieri. Y una reciente aparición de efecto masivo fue la banda parisina Gotan Project.

En lo más esencial. El tango es música y baile con un carácter triste muy peculiar y distintivo, “una íntima tristeza reaccionaria”. Música de un erotismo perverso, siempre cargada de una melancolía decadente y sombría. Vibrar perverso entre la madre y la prostituta, la novia fiel y la vampiresa, el delito y el trabajo, la ciudad y la cárcel. Sarcástica tristeza, arrogante y perdonavidas en el elogio del fracaso, gozosa en la descripción de los daños.   Elementos que de rebote transgresivo cargan al tango con un fuerte impulso subterráneo por todas las absurdas apariencias que así revela y desmitifica. Con la constante de una elevada ejecución instrumental y letras de brillantes metáforas, como llamar al corazón “el músculo que ni una vez descansa”.

tango-3