Uno de los más grandes compositores en la historia de la música negra estadounidense fue un hombre de raza blanca, nacido en Brooklyn en 1925. Me refiero al gran Doc Pomus (Jerome Felder era su nombre real), quien también fuera uno de los primeros cantantes blancos de blues y luego se convirtiera en compositor de clásicos del rock como “This Magic Moment”, “Sweets for My Sweet”, “Save the Last Dance for Me” y “Little Sister”, entre otros.

pomus

Doc Pomus

Sin embargo, fue “Lonely Avenue” la composición que le abrió las puertas del éxito, gracias a la grabación que en 1956 hiciera Ray Charles y que está en incluida en el disco Yes Indeed de 1958.

De hecho, se trata de uno de los primeros éxitos de Charles y una canción que les abrió a ambos (al cantante y al compositor) la senda de la popularidad (y en el caso de Pomus, del empleo).

“Lonely Avenue” es un blues machacón y seco, con una letra que en algo recuerda por su temática sobre la soledad a “Heartbreak Hotel” de Elvis Presley, dada a conocer dos años antes. Sin embargo, no se trata de una copia de ésta. “Avenida solitaria” posee su propia personalidad y en la versión de Ray Charles se enriquece no sólo por el piano del músico, sino por el magnífico coro femenino por parte de las Cookies, quienes apoyan a la voz principal primero con un omnipresente “Mmm-hmm” lleno de intención y  luego con ese irresistible y definitivo remate de “I could die, I could die, I could die” que caracteriza a la canción (para no hablar del finísimo sólo de sax).

Muchas son las versiones de “Lonely Avenue” posteriores a la de Charles. Entre ellas destacan las de The Animals (contenida en su grandioso álbum Before We Were So Rudely Interrupted de 1977), Joe Cocker, Lee Dorsey, Jimi Hendrix, Ian Gillan, Booker T. & the MG’s, Diana Krall, Ramsey Lewis, Los Lobos, Taj Mahal, Van Morrison, Stanley Turrentine, Kurt Elling y Leon Bridges.