El Festival Aural se ha vuelto una sana costumbre, la cuna de las expresiones de vanguardia, sin importar el género, o precisamente de vanguardia porque lo que ahí circula se  niega a una fácil categorización. En su próxima edición que arranca el 30 de noviembre, hay presencias importantes, asociaciones extrañas pero que sin duda gestarán interesantes sonidos.

Si pueden darle seguimiento a la totalidad del festival no se arrepentirán, porque es una de las mejores experiencias auditivas que se hayan ofrecido este año. Destacan las presencias de Okkyung Lee (una chelista sin contención), Andy Lampert (cineasta) y Robert Lowe Aiki Aubrey (integrante de OM, colaborador, entre otros, de Ariel Kalma y Genesis P-Orridge que trabaja con sintetizadores modulares y trabajos vocales tonales), quienes se unirán para una presentación excepcional en el Centro Cultural de España en México ese 30 de noviembre (entrada libre).

aural-1

Ooioo, la banda femenina comandada por Yoshimi P, integrante de Boredoms, que lo mismo hinca el diente al ruido, la sicodelia y la música tribal, más el trío de Bitchin Bajas, una entidad electrónica en la que las texturas se mueven y transforman para crear paisajes que engullen al escucha, se presentarán en el Foro Indie Rocks ese mismo día, en una sesión completada por Ricardo Cometa.

Por su parte, Colin Stetson y Sarah Neufeld (colaboradores de Arcade Fire) poseen una atractiva trayectoria. El primero trabaja con su saxofón –se dice que la trilogía New History Warfare lo ha colocado al frente de una nueva generación de creadores–, la segunda con su violín. Juntos dan vida “a música de estructuras y voces múltiples” y se unirán a la sueca Anna von Hausswolff que con la voz y el órgano concilia el universo del pop con atmósferas oníricas (Lunario del Auditorio Nacional, 1 de diciembre).

Del concierto que reunirá al saxofonista Joe McPhee con Lambkin, Dawn Kasper y Mario de Vega, cita el boletín del festival: “En 1993, una de las principales preocupaciones de Lambkin, en ese entonces miembro de Shadow Ring, era emular, en un teclado barato Casio, las texturas electrónicas del sintetizador ARP de los setenta de John Snyder, colaborador de Joe McPhee. Veintidós años más tarde Lambkin y McPhee grabaron su álbum Chance Meeting, utilizando campanas, silbatos, sintetizadores portátiles, cintas, esferas Baoding y otros objetos”. Kasper, por su parte, es una artista multidisciplinaria que fusiona estructura con espontaneidad y utiliza el gesto, recursos de la comedia y monólogos en sus performances. También estará el mexicano De Vega que ha hecho de Europa su lugar de residencia y que ha encontrado en la manipulación del ruido una herramienta para inducir “reacciones viscerales en la audiencia” (Bajo Circuito, 1 de diciembre).

aural-2

En conjunción con el Bestia Festival, el 4 de diciembre estará Godflesh, banda icónica y ahora legendaria, dirigida por el guitarrista Justin K. Broadrick, quien participó en el primer disco de Napalm Death y cuya presencia anuncia la alquimia entre el metal y lo industrial. Esa misma noche comparecerá Simulacrum (John Medeski, órgano; Kenny Grohowski, batería; Matt Hollenberg, guitarra), explosivo trío que desconoce las fronteras entre el jazz, el metal, el punk y la improvisación (Lunario del Auditorio Nacional, 3 de diciembre).

El cierre será un miniconcierto de cortometrajes de Geeorge Melies musicalizado en directo por John Medeski, Lee Ranaldo (ex Sonic Youth), Kenny Grohowski y Mike Rivard (Auditorio Blackberry, diciembre 4).

aural-3