¿Cuál es su canción favorita o la más significativa de su vida? Esa fue la pregunta que hicimos a un centenar de personajes de diversos orígenes, actividades, idiosincracias y ambientes y estas son las respuestas que con amable generosidad nos dieron todos y cada uno de ellos.

cosby


Crosby, Stills &Nash
“Lady of the Island”
Álbum: Crosby, Stills & Nash (1969)
Autor: Graham Nash
Los Beatles transformaron a la “música moderna”. Sin embargo, su separación cambió la pauta musical de su época. Dentro de ese momento de confusión, surgió un proyecto de folk-pop de nombre Crosby, Stills & Nash, al que pronto se integraría Neil Young. Este grupo que debutara en Woodstock, pronto cambiaría también la historia de la música. Dentro del caudal de grandes temas que acumuló, estaba una canción de carácter épico romántico, de textura armónica extraordinaria: “Lady of the Island”, una de esas piezas con las cuales uno podría viajar, amar y morir, obra maestra de Graham Nash, sólo comparable con “Tune Your Harps to Cheerful Strains” del primer oratorio en inglés de George Frideric Handel.
Adolfo Cantú
Músico y pintor


Pink Floyd
“Shine on You Crazy Diamond”
Album: Wish Yoy Were Here (1975)
Autores: David Gilmour, Roger Waters, Richard Wright
Cuando era niño estaba enamorado del Dark Side of the Moon y cuando empezaba a oír Wish You Were Here no lograba pasar de la gélida intro de teclados. Después, alguien me preguntó si la frase de cuatro notas de David Gilmour no era lo más increíble del universo y yo no entendía bien a qué se refería, por lo que conseguí el disco, terminé de escuchar la intro y cuando sonaron esas cuatro notas todo cambió en mi vida. Dediqué toda la semana a descubrir cómo se tocaban las liras del disco y a la fecha siento que es musicalmente lo mejor que hizo Pink Floyd en toda su historia. (Mención honorífica: “Black Dog” de Led Zeppelin y “A Passion Play” de Jethro Tull).
Alejandro Otaola
Guitarrista


Morrissey
“ Life is a Pigsty ”
Álbum: Ringleader of the Tormentors (2006)
Autor: Morrisey
Opté por la trágica melodía de Steve Patrick Morrissey por tratarse de una de esas piezas que reflejan con lujo de detalle la vida de un individuo, en este caso la mía. “Life Is a Pisgty” es gigantesca en arreglos, rimbombante, es similar a una tragedia teatral, la escena final de la muerte del ser amado en los brazos. La lluvia sirve de fondo y los truenos en el aire caen con furia, mientras Morrissey nos canta con congoja que la historia de pérdida y tristeza que recita es bien conocida y que si no lo sabes, ¿entonces qué sabes? Luego repite como mantra doloroso cuán inmunda es la vida. ¿Cómo no cantarle a ese amor imposible que hiere el corazón, que te puede disparar y te puede tirar de un tren y tú te mantendrás ahí? Esta canción sirve de marco para mi propia historia de amor trunco y maltrecho, un himno pesimista, una oda a la tristeza. La de esta canción es la historia de mi vida, porque, sí, la vida es una pocilga.
Gabriela Clayton
Periodista


La Barranca
“Estallido interno”
Álbum: Rueda de los tiempos (2000)
Autor: José Manuel Aguilera
Tomando en cuenta que a eso me dedico (a hacer canciones), resulta muy complicado escoger sólo una canción favorita o significativa de la vida. Desde que amanezco hasta que anochezco y aún antes de dormir, sigo escuchando, analizando y construyendo canciones en mi mente. Pero “Estallido interno” de La Barranca, uno de mis grupos favoritos y entrañables, es una gran canción, a la que siempre vuelvo como a un oasis. Está construida por Aguilera sobre “El paso de las horas” de Pessoa y a mi parecer es una muy afortunada conjunción entre la música, la musicalización, el texto y la interpretación.
Mauricio González
Músico y compositor


León Chávez Teixeiro
“En esta ciudad”
Álbum: De nuevo otra vez (1998)
Escrita por León Chávez Teixeiro
Las canciones de Teixeiro son imborrables, son pinturas con manchas de gente, risas, lágrimas, humo de máquinas y calles. Soundtrack de mi vida cotidiana, historias verdaderas que me ponen muy bien cuando las canto. Casi siempre las canciones que me atraviesan y me poseen por años son esas que me dejan imágenes en la memoria. Recuerdo, después de escuchar “En esta ciudad”, cuando por primera vez vi el VHS de Ziggy Stardust and the Spiders from Mars de David Bowie…, ¡no mames! Lo amé, soñé con que me llevara a la luna. Su teatralidad y su manera de hacer que el público hiciera un viaje al espacio. Esa imagen andrógina y espacial al cantar, me ponía la piel erizada. “Space Oddity” y “Ziggy Stardust” no dejan de gustarme aunque pase el tiempo. Me ponen melancólica y luego, cuando estallan, soy la más feliz loca eufórica corriendo por mi casa.
Susana San José
Cantautora