“Es el tour eterno: porque sabemos cuando será el primer concierto, pero no cuándo el último”, dice la voz de Stella Vander, una de las cantantes de la banda francesa Magma, mientras la cámara la registra con un andar cansino, lento.

magma-3

Las tomas son reposadas, recogen los movimientos de los integrantes del grupo en los momentos del viaje, la espera en los aeropuertos, la preparación del concierto y la celebración después de éste; también, aunque los menos, algunos pasajes de los shows.

En mayo de 2015, la agrupación visitó tres ciudades de China y Coralie Van Rietschoten los filmó para plasmar, con la ayuda de fans de todo el mundo, el documental Nihao Hamtaï —el significado es buen día en chino y kobaiano, respectivamente— de reciente aparición.

El primer disco de los galos, un homónimo doble, apareció en 1970; desde entonces, aunque con algunas intermitencias, los comandados por el baterista Christian Vander no han dejado de tocar. En el camino ha habido deserciones y adiciones —él es el único integrante original que se mantiene—, pero mientras  otros de sus contemporáneos viven de su pasado, Magma se resiste a hacerlo: en años recientes han editado material nuevo (Ka, 2004; Ëmëhntëhtt-Ré, 2009; Félicité Thösz, 2012; y Rïah Sahïltaahk, 2014, la última una reversión actualizada y extendida de un tema originalmente aparecido en un disco de 1971).

A diferencia de otros registros existentes en DVD —los cinco volúmenes de Mythes et legendes en los cuales hicieron un repaso de casi toda su discografía en el Club Triton—, en los que el foco está puesto en su desempeño sobre un escenario, aquí la cineasta Rietschoten los recoge en un plan más íntimo, muy desenfadado, en el que lo luminoso es precisamente ese lado humano que se deja de lado con frecuencia cuando se habla de los músicos: Christian Vander molesto por la continua requisición de sus encendedores y cerillos en los aeropuertos, haciendo bromas en el tren bala, fumando justo enfrente de un letrero que lo prohíbe o en el instante en el que hace una bella evocación de John Coltrane.

magma-2

Los ojos de James MacGaw (guitarra) y Philippe Bussonnet (bajo) se maravillan con las edificaciones chinas, mientras la cámara atiende al despertar de los habitantes de ese país en un parque  perlado por la neblina. Isabelle Feuleibois y Hervé Aknin (voces) juguetean con unos instrumentos tradicionales y Benoit Alziary (vibráfono) y Bruno Rude (teclados), junto con los ingenieros, fuman o descansan.

Las entrevistas con los fans, viejos y nuevos, los muestran maravillados del arribo del grupo a su país, pero sobre todo, en las tomas de los conciertos se aprecia la energía que la banda despertó sobre éstos.   Revelador resulta conocer, de voz de uno de los enlaces con las autoridades chinas, la dificultad que tuvieron para hacerles entender la existencia del kobaïano —el idioma en el que Magma ha escrito sus letras toda la vida— y que, este es, sobre todo, una lengua que sirve para crear una nueva voz en la totalidad sonora de la banda.

magma-1

Nihao Hamtaï es una obra para los seguidores de Magma, pero también un muestrario de la vitalidad de una entidad sonora que se niega al anquilosamiento. Funciona, también, para quienes quieren encontrar una mezcla de futuro mezclado con tradición y presente.

No esperen al documental que bajo el título To Life, Death & Beyond. The Music of Magma está por terminar Laurent Goldstein —y cuyo estreno se anuncia para 2017— para acercarse a una banda alejada de convencionalismos y ansiosa por crear su propio camino.