¿Cuál es su canción favorita o la más significativa de su vida? Esa fue la pregunta que hicimos a un centenar de personajes de diversos orígenes, actividades, idiosincracias y ambientes y estas sonlas respuestas que con amable generosidad nos dieron todos y cada uno de ellos.

lennon


John Lennon
“Imagine”
Álbum: Imagine (1971)
Escrita por John Lennon

Podría dedicar extensas páginas para explicar por qué entre mis favoritas hay canciones de Carol King, lo mismo que de Janis Joplin. O tendría que discriminar de entre docenas de piezas de jazz, no sabría si de Diana Krall, Jane Monheit, Patricia Barber o Eva Cassidy a la que acabo de descubrir. Podría encontrar pretextos fílmicos y políticos para preferir As Times Goes By pero no en cualquier versión sino por supuesto cantada por Dooley Wilson en Casablanca. Quisiera elegir algunas de Joaquín Sabina que me acompañan siempre y desde luego del gran Serrat. Podría hurgar en el soundtrack sentimental y recordar las esenciales de Álvaro Carrillo, rescatar del recuerdo varias piezas de Pérez Botija que no serían lo que fueron sin el Príncipe José José. O de plano me quedaría con esa engreída pero envidiable elegía que es My Way de Paul Anka pero sólo cuando la canta Frank Sinatra.

Pero Hugo García Michel me pidió una, solamente una canción favorita. Aunque le dije que me ponía en un aprieto entiendo que no se vale responder con un repertorio de preferencias sin jerarquizar. Así  que solamente porque se trata de un ejercicio y tengo que precisar una y nada más que una, digo que de entre todas las canciones que hay en mi discoteca y que ahora atesoro sin aprovechar en el repertorio digital de iTunes me quedo —ni modo Diana, disculpas Joaquín—, me quedo con “Imagine” de John Lennon.

Se trata de una canción de sencillez excepcional. Los acordes de piano acompañan a la voz del artista mientras la letra habla de la transparente utopía lennoniana. Esa sencillez ha sido más memorable que millares de proclamas. Me gusta el fraseo directo, que surge de las ilusiones del poeta con los pies en la tierra (“Imagine there’s no heaven”), con un sentido comunitario sin necesidad de discursos ideologizados ni excluyentes (“Imagine all the people / Living life in peace”). Me identifico con las alusiones críticas a la violencia y a las religiones (“Nothing to kill or die for / And no religion too”), a las guerras (“Imagine all the people / Living life in peace”), a los nacionalismos exacerbados y a quienes ayer y ahora los aprovechan para querer construir muros (“Imagine there is no countries… Imagine all the people / sharing all the world”).

Además, claro: es de Lennon, con todo el simbolismo sesentero y setentero, generacional y nostálgico que eso implica. De Imagine me gusta la manera como se va desenvolviendo con parsimonia, como si el autor conversara. Es un himno laico y apátrida, sin las notas rimbombantes de los himnos nacionales porque no habla de ambiciones sino de ilusiones. Me gusta cómo resuelve, con esperanza, su propia autocrítica: “You may say I’m a dreamer / But I’m not the only one”.

Raúl Trejo Delarbre
Escritor, editor, periodista


Frank Zappa
“The Torture Never Stops”
Álbum: Zoot Allures (1976)
Escrita por Frank Zappa

Cuarenta años han pasado desde que todos lodías, todos y cada uno, encuentro el tiempo para escuchar lo que se me dé la gana. De todas las rolas que han desfilado por mis trompas de Eustaquio me es imposible tener un recuento preciso, pero una de ellas destaca con oscura densidad: “The Torture Never Stops”, de Frank Zappa. La letra es un homenaje a los lugares comunes de la literatura y el cine de terror, la voz de Zappa la cantó con un convencimiento magnífico, su guitarra soleó con más sensualidad que nunca y, por favor…, esos gemidos, aullidos, gruñidos y suspiros de la torturada… ¿Qué le están haciendo a la fulanita? ¡Santo Señor del Desboque… y uno con tanta imaginación! Zoot Allures es el disco en donde por primera vez pude escuchar este azote eléctrico (luego Zappa la reciclaría una y otra vez en su interminable obra discográfica). Dale Bozzio (la cantante de Missing Persons) es la sufrida torturada o lo que sea. “The Torture Never Stops” es de 1976… ¡Cuarenta y dos años y sigue poniéndome a girar!

Capitán Pijama
Musico y escritor (Q.E.P.D.)


Todd Rundgren
“Hello It’s Me”
Álbum: Something/Anything? (1972)
Escrita por Todd Rundgren

Por razones desconocidas o enterradas en lo más profundo del subconsciente, en estos momentos esta es mi canción preferida. Me parece que tiene un gran trabajo, simple y a la vez complicado de composición, un órgano perfecto y unos alientos –el solo de trompeta por ejemplo– geniales. Los coros, sin ser angelicales, son perfectos y qué decir de la letra. “Think of me / You know that I’d be with you if I could / I’ll come around to see you once in a while / Or if I ever need a reason to smile/ And spend the night if you think I should”. En algún momento de nuestra vida, todos hemos pedido un poquito de atención, un poquito de amor y al menos en una, sin suerte, no lo hemos obtenido. No sé por qué en este preciso momento es mi canción preferida, lo que sí sé es que se trata de una melodía llena de nostalgia sin ser triste y esa es una de las cosas que me atrapa y me encanta de ella, me pone nostálgico pero feliz, me levanta de buen humor y muchas veces es la canción que acompaña algún sueño.

Gerardo Hellion
Fotógrafo


Jethro Tull
“Thick as a Brick”
Álbum: Thick as a Brick (1972)
Escrita por Ian Anderson

Corría el año 1972 cuando acudí a mi tienda favorita de discos y adquirí un long play de Jethro Tull que recien había salido al mercado y cuyo título era Thick as a Brick. Llamó poderosamente mi atención el formato del mismo, ya que al tratarse de una edición mexicana se había respetado la funda doble que incluía todo un periódico. Avidamente lo puse en la tornamesa y sus sonidos me fueron envolviendo, al grado de molestarme el tener que voltearlo y seguir escuchando. El disco está compuesto por una sola canción, separada en dos partes por el formato de LP, cosa que quedó corregida cuando apareció en disco compacto. Desde entonces se convirtió en mi canción favorita, sí, una canción de cuarenta y tres minutos con cincuenta segundos de puro placer. Desde entonces, cuando pongo ese disco en mi reproductor, me es muy necesario –mis oídos me lo exigen– oírla en su totalidad.

Juan M. Muñoz
Promotor bluesero (Aguascalientes, Ags.)


David Bowie
“Ziggy Stardust”
Álbum: The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1972)
Escrita por David Bowie

Nací en enero de 1972, el mismo mes en el cual David Bowie interpretó por primera vez en concierto esta joya del glam rock, incluida meses después en el álbum The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars. Mi hermano mayor dice que esta canción me alegraba la existencia desde que era un mocoso monosilábico. No lo dudo. Al cabo de los años, ya con pleno uso de razón, la idea de un rockstar extraterrestre me alborotó todas las moléculas del cerebro y “Ziggy Stardust” se instaló para siempre en mi imaginario roquero como el referente más entrañable y poderoso.

Roberto Garza Iturbide
Periodista y escritor