Artística y musicalmente nunca coincidieron…, hasta ahora. En efecto, Patti Smith y Nico se profesaban mutua admiración e incluso llegaron a encontrarse una vez, de manera un tanto fortuita, en París, en 1978, cuando a Nico le robaron su armonio (el instrumento con el cual solía tocar) y Smith logró localizarlo en un local de empeños, de dónde lo sacó para que la rubia y enigmática ex integrante de The Velvet Underground (grupo al que había ingresado por imposición de Andy Warhol y contra la voluntad de Lou Reed) pudiera recuperarlo. Sólo se vieron unos instantes, cuando Patti le entregó el armonio, pero el momento quedó registrado por la cámara de Michel Esteban, un empresario francés seguidor del underground neoyorquino de fines de los sesenta y principios de los setenta (ver foto).

patti-smith-1

Nico fallecería diez años más tarde, sin que las dos mujeres volvieran a verse y mucho menos a colaborar juntas, lo cual hubiera sido francamente fantástico.

Cosas del destino, en pleno 2016 (es decir, a 38 años de aquel encuentro parisino) acaba de aparecer el disco Killer Road, del grupo neoyorquino Soundwalk Collective, en el que Patti Smith participa como invitada para recitar algunos textos y poemas, conocidos e inéditos, de Nico, todo en medio de una música etérea, llena de ambientes oníricos que envuelven al escucha en atmósferas extrañas y fascinantes.

patti-smith-2

Toda una novedad para los seguidores de la gran Smith y, por supuesto, de los fans fatals de Nico en su célebre etapa con The Velvet y en su oscurísimo periodo como solista híper subterránea.