Ruth Weston fue hija de un predicador metodista (también estibador) que desde niña la obligó a cantar spirituals y góspel en el coro de la iglesia y, por otro lado, le prohibió escuchar el blues, un género en auge por aquellos días, popularizado por cantantes femeninas y guitarristas errabundos. Estigmatizado tanto por la comunidad blanca como por la religiosidad negra, representaba al pecado mismo. De ahí la animadversión y también su atractivo entre la gente.

A mediados de la década de los veinte, más de cinco millones de afroestadounidenses dejaron los campos del sur para ir a las florecientes ciudades del norte del país. El padre de Ruth siguió la ruta hacia Virginia, donde ella nació el 12 de enero de 1928, dentro de una familia numerosa.

ruth-brown-1

En su ruta hacia el Norte, los negros se llevaron consigo al mencionado género, trazando "El camino del blues" del que el padre de Ruth no quería oír ni hablar, pero en el que ella desde muy chica se interesó. Escuchó por ahí que todo lo que había bajo el sol, que se arrastrara, volara o nadara, gustaba de la música, pero que el blues era lo mejor porque éste junto con el ritmo traía la sabiduría.

Luego de muchos pleitos con su padre por ese tema, descubrió que dicha música no sólo se trataba de tristezas. El blues rural, el tradicional, hablaba de la historia de los negros, de cómo vivían y de cómo eran tratados, pero el rhythm and blues, el estilo al que ella se aficionó —e interpretaba a escondidas—, lo hacía también sobre disfrutar de lo que la vida brindaba. Y que no importaba dónde se tocara, el rhythm and blues era música para mover el cuerpo y divertirse.

En la adolescencia,  tal postura y los constantes choques familiares que atrajo la empujaron a huir de casa. Sin un destino fijo, se ganó la vida como mesera y cantando en restaurantes del camino, hasta que conoció a su primer marido, Jimmy Brown, un trompetista que por entonces tocaba con Paul Williams y los Hucklebuckers y por el que Ruth cambió su apellido, Weston a Brown. Se unió a las giras de su esposo hasta llegar a Detroit, donde se separó del músico y cantó spirituals para sobrevivir.

Pasó por la banda de Lucky Millinder para luego viajar  a Washington, adonde llegó sin dinero y sin trabajo. Una ciudad ruda y sombría, pero menos segregada que otras y el lugar más grande que había visto hasta el momento. Los vecindarios de la clase trabajadora —los "cinturones negros"— se extendían desde el centro hacia el sur a lo largo del río. Era el hogar de los trabajadores acereros, barrenderos, porteros y sirvientas.

ruth-brown-2

Encontró trabajo cantando en las fiestas de tales barrios, en los muelles de carga, en las fábricas, luego en clubes ruidosos, en las calles del lado oeste durante la transición del sonido folklórico y tradicional de las plantaciones del sur a un sonido más sofisticado, urbano, eléctrico y amplificado.

En 1945, la hermana del exitoso director de big band Cab Calloway la contrató para el elegante club Crystal. Ahí trabajó hasta fines de los cuarenta, cuando firmó para la recién establecida Atlantic Records. Ruth grabó principalmente baladas en el estilo de Dinah Washington. Ésta y Billie Holiday eran sus ídolos. No obstante, alcanzó su primer éxito con vertiginosos rhythm & blues (como “Lucky Lips”, “Wild Wild Young Men”, “This Little Girl’s Gone Rockin’” y “(Mama) He Treats Your Daughter Mean”), a los cuales su ágil voz dotó de un toque sofisticado en el que destacaba el excitante chillido en falsete que fue su característica distintiva.

Apodada “Miss Rhythm” en el medio musical, Ruth Brown  fue la artista negra más popular de los años cincuenta y aunque casi no figuró en las listas de éxitos vendió más de seis millones de discos, incluyendo tres acetatos (Ruth Brown, Miss Rhythm y Late Date with Ruth Brown) que cada uno por sí solo tuvo ventas millonarias. En 1962 cambió de compañía a la Phillips y luego decidió retirarse para cuidar a su familia.

En los setenta volvió a grabar y a presentarse en vivo en festivales de jazz así como en obras musicales de Broadway, donde protagonizó la revista musical Black and Blue, entre otras. Ganó varios premios por lo mismo y aprovechando su fama se involucró en movimientos sociales pro derechos de los músicos.

A fines de los ochenta, además de continuar con su carrera en Broadway, creó la Rhythm and Blues Foundation para preservar la historia de tal música.

ruth-brown-3

Su debut en los noventa lo realizó en festivales jazzísticos internacionales, donde demostró que al contrario de otros muchos artistas entrados en años, ella no parecía haber perdido nada del temperamento por el cual se había ganado aquel apodo de “Miss Rhythm”.

Después fue telonera de Bonnie Riatt en sus giras y protagonista del programa de radio Blues Stage; escribió su autobiografía con el título de su sobrenombre; fue nominada a los premios Grammy (con el disco R+B=Ruth Brown) y cerró el siglo entrando en el Salón de la Fama del Rock (como una precursora indiscutible). En el siglo XXI continuó con las giras y trabajó en la hechura de soundtracks. Sin embargo, un ataque al corazón acabó con su vida y su ferviente actividad a los 78 años de edad, el 17 de noviembre del 2006.