Cantautor (o cancionista, como se define), trovador, rockero, poeta, promotor, nuestro entrevistado tiene una larga y fructífera carrera dentro de la música más o menos subterránea que se hace en México.

ades-1

Jaime Ades ha nadado en la escena cancionista independiente y medio subterránea desde el año 89. Comenzando por la plaza de Coyoacán, en donde cantó por trece años “pa no condicionar y defender mi oficio”, pasando por cinco álbumes editados con su obra (el sexto está a punto de ver la luz). También ha pasado por varias colaboraciones importantes, entre ellas con Aquellos, un grupo de folk-rock tabernero con el cual editó un disco y toca semanalmente, los miércoles, en el Bukowski’s Bar de la cafebrería El Péndulo, en la Zona Rosa del ex DF. Con Fernando Delgadillo y Enrique Quezadas está por editar un disco en vivo, en el que se refleja su obra compartida. Recientemente empezó a trabajar con David Aguilar, con quien produce en complicidad la serie para YouTube El eslabón prendido.

¿Cuál fue la última película o el último libro que en verdad te estremecieron?
Repetí hace poco El graduado y me volvió a dejar impresionado en varios niveles. Desde lo bien que su frescura aún logra vencer el abatimiento del tiempo, hasta lo  acertado que es el guión anunciando grandes cambios en el momento en el que salió. De obras recientes, me pareció muy relevante la serie Vinyl, su programa piloto es prácticamente una gran película.

¿Cuál es el personaje de ficción con quien más te identificas?
Con el Horacio Oliveira de la Rayuela de Cortázar. Cuando lo leí, estaba pasando por sus mismos trances. Ahora me siento como él 20 años después de seguir diseccionando la vida a mi manera.

¿Cuál es el mejor álbum de todos los tiempos?
Esa es una pregunta que lo pone a uno entre la espada y la pared… Pero si hay que elegir, para mí sería el Dark Side of the Moon de Pink Floyd.

¿Cuál es el logro del que estás más orgulloso?
El haber logrado defender y continuar mi oficio como cancionista. Para mí es como mi método de crecimiento interior para conocerme a mí mismo. Compartirlo es bello, pero no es un fin.

Tú quieres ser recordado por…
Por haber inspirado crecimiento y conciencia. Probablemente a través de esparcir belleza.

ades-2

¿Quiénes son las personas anteriores a ti que más inspiradoras te resultan?
Muchas me inspiran tremendamente: Lennon, Bowie, Borges, Cortázar, Silvio Rodríguez, Serrat, Cat Stevens, James Taylor, Mark Knopfler, Lou Reed, Tom Waits, Van Gogh, Dalí, Osho, Oliverio Girondo y recientemente Bernie Sanders, Louis CK, Jerry Seinfeld. Podría seguir en varios rubros.

¿Cuál es la obra maestra de cualquier arte de la que hubieses querido ser autor?
Me hubiera encantado haber sido uno de los Beatles que colaboraron para lograr el Revolver.

¿Cuáles son tus talentos ocultos?
Me parece que soy muy buen arquitecto. Terminé la carrera e hice una maestría en arquitectura de interiores en Milán, saliendo con muy buenas calificaciones finales. El asunto es que la música era más mi pasión y le fui entregando más tiempo a ella. Sin embargo, el ojo arquitectónico no se pierde y cuando las circunstancias lo piden es una gran herramienta.

¿Cuál es el mejor consejo que alguien te ha dado en la vida y que tú has seguido?
Aprende a diferenciar entre tus necesidades y tus deseos de lujo. A veces puedes perder la vida persiguiendo lujos vacíos, en vez de sólo satisfacer tus necesidades y gozar la paz. Si en ese formato te puedes dar lujos, pues qué mejor.

¿Qué es lo mejor que alguna vez has comprado, robado o pedido prestado?
Mi primer ukulele… Creo que me salvó de muchos precipicios.

¿A quién invitarías a cenar a un buen restaurante y a cuál lo llevarías?
Bueno, en esta pregunta me dejaré volar: invitaría a Tom Waits al Klein’s, un dinner legendario de la Ciudad de México.

Si viajaras en el tiempo, ¿a dónde, en qué época y por qué irías?
A Londres en el 68. Me gustaría presenciar a conciencia esa efervescente época.

Esenciales en tu vida: ¿café, vodka, vino, cerveza, cigarros, chocolate, pan o…?
El café para tener pila, el mezcal para lograr el mood celebrativo y efusivo para dar algún concierto sin perder claridad. Y la bendita mariguana para los rituales personales.

ades-3

Si pudieras elegir, ¿a qué parte del mundo te irías a vivir?
Viviría ciclos de seis meses en el DF, luego en Barcelona y después en Buenos Aires, para volver a comenzar en el DF.

¿Qué quieres decirle a los líderes políticos de tu país?
Que creo que también son víctimas de muchos siglos de inconsciencia y desinformación que los llevan a estar atorados en el poder, ya sin distinguir el verdadero lujo que es vivir en una sociedad equilibrada y sana que es rica en generar belleza. Ojalá desde ese encumbramiento recapaciten y se sumen a encausarla. Hallarán un mayor y mas duradero sentido.

¿Y en qué estás trabajando ahora?
Sigo generando proyectos que causen olas desde El Péndulo, donde colaboro con varios socios y al que considero como parte de mi obra. Pero en lo personal, estoy en un momento en el que varios proyectos que tardaron en madurar están llegando a su conclusión. Entre ellos mi próximo álbum de obra personal, El arrullo sideral, que estoy elaborando en un nuevo formato de libro-sonoro.
También estamos en la mezcla de un concierto compartido con Fernando Delgadillo y Enrique Quezadas que grabamos en el 2004 en el Teatro de la Ciudad. Y me trae muy contento la coproducción con David Aguilar y otros colaboradores de la serie para YouTube El eslabón prendido, la cual intenta provocar y documentar colaboraciones entre cancionistas.