Susana San José es oriunda de Querétaro y luego de cruzar diferentes fronteras estatales, finalmente se asentó en esta Ciudad de México en donde, después de varias intentonas, encontró su complemento con Arraigo Domiciliario, su propia banda, con la cual lanzó El asfalto es piel (2010), su placa debut.

susana-san-jose-1

Ahora, la cellista y cantante –siempre me pregunto cómo en ese cuerpo aparentemente frágil y vulnerable habita esa gran voz– regresa con Arraigo Domiciliario, un EP producido por Alejandro Otaola y Quincas Moreira, para romper un largo silencio pero, sobre todo, para dejar en claro que sí hay forma de hacer rock contundente sin ser entreguista.

En “Fin del mundo”, el corte abridor, no sabemos si ella canta con la furia que conlleva el terror o es el enojo ante la pérdida (“Las prostitutas siembran los prados de los palacios / en los drenajes cuentan los niños tiempo y espacio / los dinosaurios brotan del suelo como peñascos / todos los dioses mueren y lloran, tiemblan de asco”) el que alimenta su voz. Lo cierto es que se trata de un track que tiene algo de devastador, con un bajo prominente y sinuoso que le pone una pátina de funk y apunta devenir en caos cuando entra el solo de guitarra, para luego descender por una sima en donde es el lamento del cello el que marca el inminente fin: triste, contemplativo y que culmina con cacofonías.

“Ecocidio” también es potente, una composición que habla del desgaste del mundo: “Me estoy ahogando, ya se fundió un glaciar / también me estoy asando, por el calor global / montañas y valles, el aire y el mar / los dueños del mundo los van a arrasar / devastan los bosques, las selvas igual / están extinguiendo el reino animal”. Su parte media refleja el desbarajuste existente, ese sin sentido del mundo actual. “Cumbia Mantequilla” toma la música latina tangencialmente, con una guitarra zigzagueante; es una composición contagiosa, festiva, el sencillo del disco que está perlado con destellos blueseros de la guitarra, aunque, afortunadamente para quien esto escribe, de cumbia es poco lo que tiene.

Nos acercamos rápidamente al final del viaje, pero queda claro que Susana San José no escatima en entrega. Su voz está preñada de furia, desconoce los miramientos. La pasión está allí, presta  a salir a la menor provocación y como muestra tenemos “Arraigo domiciliario”, tema muy rockero, de guitarras afiladas, punzantes y ponzoñosas que acarician tu cuerpo con la misma gentileza que lo haría un alambre de púas. Sus marcas harán que la recuerdes toda la vida.

susana-san-jose-2

Si ese dolor no es suficiente, espera al interno, a ese que no es fácil sacar más que con el canto y que cierra el EP: “Cruz de Madera”, tema de dominio popular que aquí recibe una versión, sí, ranchera, pero también coloreada de blues.

Como colofón, la sensación de que todo ha sido muy rápido, vertiginoso; pero la ventaja es que se puede regresar al EP de inmediato.


Arraigo Domiciliario, el EP y el grupo (Ernesto Ávilez y José Luis González, guitarras; Armando Vega-Gil, bajo; Luis Díaz, batería; Susana San José, cello y voz) se presentan el próximo 23 de julio en Bajo Circuito, en un concierto en el cual estarán como invitados Poncho Figueroa, Alonso Arreola, Mardonio Carballo y Fernando Rivera Calderón. Dice a propósito de sus convidados: “La Barranca y Santa Sabina son de las mejores bandas que han existido y con un discurso propio. Para mí fueron punta de lanza”. La entrada es libre.

susana-san-jose-3