Polémico y controvertido, odiado y amado, admirado y despreciado, Paul Hewson, mejor conocido como Bono y, más aún, como vocalista y front man de U2, una de las agrupaciones más populares de fines del siglo pasado e inicios del actual, se ha convertido no sólo en gran figura de la música y superestrella del rock, sino también en un carismático líder de opinión que lucha por las llamadas buenas causas y se codea con presidentes, empresarios multinacionales, gente de Hollywood y altos dignatarios civiles y religiosos de todo el planeta.

bono-3

A primera vista, no habría nada que reprocharle al verlo abogar por las grandes masas empobrecidas del mundo o combatir el cambio climático, más otras metas política y socialmente correctísimas.

bono-2

Sin embargo, el intérprete de “I Still Haven’t Found What I’m Looking For” y “Pride (In the Name of Love” podría no ser lo que a todos nos ha hecho creer a lo largo de dos décadas. Así lo argumenta Harry Browne en su libro Bono: en el nombre del poder (editado espléndidamente en México por Sexto Piso), una exhaustiva investigación periodística que revela el lado desconocido del cantante más allá de la celebridad (por ejemplo, cómo una red de empresas al servicio de U2 logró declarar pérdidas luego de una de las giras más exitosas del cuarteto o cómo es que Bono no tiene empacho en hacer anuncios comerciales para empresas, como Louis Vuitton o Apple, que están entre las responsables de la devastación ecológica del continente africano, tan defendido por él, al menos de palabras para afuera).

A lo largo de más de 250 páginas, Browne (quien ha trabajado para The Irish Times, The Sunday Times, The Irish Daily Mail, The Evening Herald y The Sunday Business Post, además de ser profesor de periodismo en Dublin, activista antimilitarista y miembro del prestigiado Irish Critical Studies Group) documenta con profusión y detalle muchísimos hechos, datos y anécdotas en las que Bono se ve involucrado con gente que va de Bill Clinton a Jesse Helms, pasando por Tony Blair, George Bush, Condoleezza Rice, Steve Jobs y Bill Gates, entre muchos otras personajes.

bono-1

¿Tendencioso? ¿Demasiado parcial? ¿Visceral? Tendrá usted que leer el libro para extraer sus propias conclusiones y delimitar hasta dónde llega la autoridad moral (o la falta de la misma) del vocalista de U2.

Sunday Bloody Sunday.