Una de las facetas más interesantes de Brian Eno (aunque en realidad todas las que tiene lo son) es la de su propuesta como músico de ambient.

eno-3

Después de su excelente álbum Lux de 2012, el extraordinario músico, productor, compositor, arreglista, multiinstrumentista y hasta ex estrella del glam de los setenta regresa al campo del ambient con su muy reciente The Ship (Opal/Warp, 2016).

El nuevo disco tuvo su origen cuando Eno trabajó en una instalación sonora en 3-D que realizó en Estocolmo, Suecia,  y que el músico retomó para incluir otros elementos, entre ellos su propia voz.

The Ship está dividido en dos partes. El track homónimo de 21 minutos de duración (una reflexión minimalista sobre el hundimiento del Titanic) y la composición “Fickle Sun”, de 26 minutos, dividida en tres partes.

eno-2

“The Ship” es una composición autocontenida, misteriosa, fascinantemente monótona e hipnótica. Eno canta sobre dos acordes que se repiten ad infinitum, al tiempo que va añadiendo, con elegancia y discreción, diversos sonidos que van desde cuerdas sintetizadas hasta voces fantasmales sampleadas de viejas transmisiones radiofónicas y desde una segunda voz femenina hasta un coro de sirenas interpretado por The Elgin Marvels. La pieza sumerge al escucha en el uniforme avanzar del gran trasatlántico, su paso por las olas, su trágico final, todo sin alteraciones, manteniendo siempre una uniformidad sonora que vuelve más exasperante la historia del naufragio.

eno-1

Por lo que toca a “Fickle Sun”, estamos ante una obra más siniestra y tensa aún, oscura, muy emparentada con el gótico y la música doom. Aquí también, Brian Eno canta, pero lo hace con menos monotonía y más intención dramática, mientras que lo ambient nos rodea y borda incluso las orillas del rock progresivo, como escuchamos en la primera parte del tema. En la segunda y breve sección, con el subtítulo “The Hour Is Thin”, el actor Peter Serafinowicz lee un relato poético, acompañado por un piano solitario, mientras que en la tercera Eno reversiona con enorme respeto un hermoso y triste tema de The Velvet Underground: “I’m Set Free”. El ambient se desvanece y da pie a una melodía de rock pop con tintes folkies y con una instrumentación que incluye teclados, violín, viola, guitarra y batería. Las armonías vocales son de una hermosura conmovedora y dan al disco una conclusión esperanzadora que contrasta con su dramático inicio.

Este 15 de mayo, Brian Eno cumple 68 años. Vaya forma de celebrarlo, con una obra impresionante y majestuosa.

 

 

Un comentario en “Brian Eno se embarca