En su libro Stone Alone,de 1990, en el que trazó con la ayuda del periodista Ray Coleman la minuciosa historia de los Rolling Stones durante los años sesenta (con algunas secuelas dedicadas a los setenta y los ochenta), Bill Wyman apuntaba que en 1965 se acostó con 278 mujeres. Porque también de eso se acordaba minuciosamente. Años más tarde, informó orgulloso que ese número subió a las cuatro cifras, más que Mick y Keith juntos.

bill-wyman-1

Sin embargo, no hablaré aquí de la libido del ex bajista Stone, no, sino del Wyman (nacido originalmente con el nombre de William George Perks Jr.) que aparte de las mujeres ha tenido una gran cantidad de proyectos entre manos. Por ejemplo, ha hecho soundtracks y producción en cine (para el director italiano Dario Argento, con Phenomena y Terror at the Opera) y televisión (BBC).

Como amateur se ha dedicado a la astronomía, la arqueología (escribió el libro Treasure Islands, además de diseñar y comercializar un detector de metales para hallar reliquias) y a la fotografía. Fue amigo de Marc Chagall (del que sacó un libro de fotos: Wyman Shoots Chagall). La oportunidad de conocer a este famoso pintor se dio durante la estancia de los Stones en el sur francés.

Asimismo, abrió el café Sticky Fingers, en el corazón de Chelsea, que ha tenido buena acogida durante más de dos décadas. O sea, Bill es un exitoso empresario (una parte de las ganancias con dicho lugar van a organizaciones caritativas). Igualmente, es investigador y autor (con siete títulos en su haber hasta el momento). Su serie History of the Blues, realizada para la TV inglesa, lo mostró como un auténtico estudioso.

Además de ser una enciclopedia andante del rock inglés también, de igual manera ha armado el que probablemente sea el archivo más exhaustivo de los Rolling Stones en el mundo. Wyman se despidió oficialmente de ellos en enero de 1993.

Actualmente, Bill se dedica a muchas cosas, como ya he señalado, pero la música continúa siendo una de sus principales ocupaciones. Como solista había realizado varias obras durante su estadía con los Stones: Monkey Grip (74), A Stone Alone (76), Green Ice (81), Bill Wyman (82) y un energético proyecto retro con el grupo Willie and the Poor Boys, con el cual sacó un disco de estudio homónimo y otro en vivo en 1985.

musica

En el origen, este grupo se creó para obtener donativos para una campaña contra la arterioesclerosis que había hecho víctimas a varios conocidos del músico, entre ellos Ronnie Lane, ex integrante de los Faces, fallecido poco después.

Luego de aquello, Wyman convocó a amigos estrellas de la escena roquera para interpretar sus músicas favoritas al frente de los Rhythm Kings. La lista de nombres, como integrantes e invitados, varía y va de Albert Lee, Georgie Fame, Eric Clapton, Gary Brooker y Paul Carrack a Peter Frampton, Mick Taylor o Eddie Floyd, entre otros.

bill-wyman-2

Con ellos ha sacado cinco álbumes de estudio y dos en vivo desde 1997, con material compuesto por clásicos de diversas épocas del blues, el rhythm and blues, el boogie, el jitterbug y el soul. Un auténtico agasajo de potentes interpretaciones. Sexo, sudor y sentimiento al por mayor.

Bill Wyman cumplirá 80 años este 2016 y acaba de publicar un disco como solista, Back to the Basics, el séptimo en tal modalidad. Por él desfilan el blues-rock con todo y sección de metales, la guitarra flamenca, el swamp rock, la armónica estilo Chicago, el rhythm and blues, el tex-mex y la torch song, lo socarrón o la melancolía en sus letras…todo acomodado de manera sencilla, simple si se quiere, pero cuyo contenido refleja las expresiones de un hombre icónico en su parquedad, que no tiene nada qué probar, y las pasiones de un músico (multiinstrumentista) brillante, porque Wyman lo es.

Su voz, tras la rasposidad de lija y el medio recitado, emana sentimientos tranquilos y ecuánimes que, a final de cuentas, han sido los de su perfil vital (su desapego por las drogas le ha permitido mantenerlos). Back to the Basics resulta por ello un disco verosímil en su título, honesto, íntimo y nada pretencioso. Muy acorde con su discografía personal tras 33 años de no hacerlo. Una carrera (astronomía, arqueología, cine, filantropía, fotografía y donjuanismo) en la que él solo se ha bastado y sobrado como hasta ahora, a los 80 años de edad.