Atención, millenials: este disco tiene que escucharse completo y con total atención. Nada de oírlo por partes o de dividirlo impunemente en su iPod o su Spotify. Es una obra total, sus canciones no pueden separarse, hay una continuidad casi conceptual en él. Se trata de Night Thoughts (Rhino, 2016), el flamante séptimo álbum en estudio de Suede, el quinteto londinense liderado por el singular Brett Anderson, que regresa después de tres años, luego de su estupendo Bloodsports de 2013, y lo hace con una majestad impresionante, con un sonido exultante que no permite respiro alguno y exige ser escuchado y apreciado a todo volumen.

suede-disco-lg

Separar las doce canciones que conforman a este Pensamientos nocturnas es de por sí materia compleja, ya que no hay un solo segundo de silencio entre los cortes del plato y estos van ligados tanto en lo inmediato como en el sentido general de la obra y es así como debe apreciarse y disfrutarse.

suede-3

Suntuoso y elegante, glamuroso y desafiante, magníficamente decadente y esplendorosamente melodramático, Night Thoughts ofrece juegos de guitarras que en su agudeza cortan como cuchillos afilados, mientras la voz de Anderson se regodea con composiciones que hablan del pasado, de la madurez, de la paternidad, de la vida que fue y que es. Temas como “When You Are Young”, “I Don`t Know How to Reach You”, “Outsiders”, “What I’m Trying to Tell You”, “Tightrope” o “Like Kids” constituyen verdaderas obras de pop art musical con ese sabor tan inglés que Suede supo proporcionar desde sus primeros discos (¿cómo no recordar el homónimo Suede de 1993, con su provocadora portada o el excelente Dog Man Star de 1994, quizá su obra maestra?).

suede-disco-1

Para aquellos millenials que creen que Muse es el grupo sine que non del rock con elementos de drama, tengo algo que decirles: Suede está aquí de nueva cuenta y con un disco soberbio que tienen que escuchar de principio a fin. Quizá no les cambie la vida, pero sí muchas perspectivas de la misma.