Cuando sólo tenía dieciséis años, ya era una de las cantantes de jazz más reconocidas por el público y la crítica. Su estilo es convencional, soft, agradable, tradicionalista, ortodoxo. Canta preferentemente standards. No experimenta, tampoco intenta ser vanguardista. Después de todo, ¿qué más se le puede pedir a una casi niña que bien podría haber optado por la música pop y el facilismo comercial?

nikki-1

Su nombre es Nikki Yanofsky y se hizo famosa a partir de su debut en el Festival Internacional de Jazz de Montreal, en 2006, cuando sólo tenía doce inviernos de edad (nació el 8 de febrero de 1994, en Montreal, Canadá), para ser la artista más joven que se haya presentado en dicho festival a lo largo de su ya añeja historia.

Su primera grabación la hizo para Verve Records, con una participación en el álbum We All Love Ella: Celebrating the First Lady of Song (2007), con la canción “Airmail Special”. Con ello, se convirtió (otra marca) en la cantante más joven en haber grabado para ese prestigiado sello disquero, uno de las más importantes del jazz.

nikki-2

“Cuando tenía cinco años, me enamoré de los Beatles, Stevie Wonder y Aretha Franklin”, cuenta Nikki en una reciente entrevista. “Empecé a escuchar jazz hasta que cumplí los doce. Me obsesioné con Ella Fitzgerald, después bajé muchísimas de sus canciones de iTunes. Ella me introdujo al jazz y realmente me enseñó a cantar. Tenía la técnica más impresionante. Su tiempo y su tono eran perfectos. Nunca tuvo una nota equivocada en sus presentaciones. ¡Cantaba con tanta emoción y tanto sentimiento!”.

Fue tal su amor por Ella que cuando Nikki Yanofsky fue invitada de nuevo al Festival de Jazz de Montreal, en 2007, decidió dedicar el set completo a la cantante. Una versión de esa presentación fue registrada en un CD/DVD titulado Ella… Of Thee I Swing, grabado en el Place des Arts de Montreal, en octubre del mismo año, disco que fue nominado para dos premios Juno, la versión canadiense del Grammy.

nikki-3

Su primer álbum en estudio fue Nikki (Decca Records, mayo de 2010) y fue producido por Phil Ramone, con nuevos y frescos arreglos a canciones clásicas del jazz (“Take the ‘A’ Train”, “I Got Rhythm”, “God Bless the Child”, “Over the Rainbow”) y algunas originales de la propia Nikki, incluidas varias colaboraciones autorales con Ron Sexsmith y Jesse Harris. También viene un tema de Feists (“Try Try Try”), escrito específicamente para la joven vocalista y una luminosa versión a “Fool in the Rain”, nada menos que de Led Zeppelin. Luego vendría su disco de 2014, Little Secret.

La voz de Nikki Yanofsky es sorprendentemente madura para su edad. Llena de color, de calor, de intensidad, de fuerza y alcance, su forma de interpretar le permite atacar lo mismo al jazz clásico que al más moderno y estilizado, como el que representan cantantes de la talla de Norah Jones, Diana Krall o la singular Nellie McKay. Incluso me atrevo a decir que la Yanofsky es al jazz lo que Joss Stone es al soul, valga la comparación. Dos jóvenes vocalistas llenas de amor por la música anterior incluso a la que escuchaban sus padres y que saben interpretarlas como maravillosas almas viejas llenas de sabiduría y de feelin’.