Aunque no suena a algo nuevo o demasiado original, la verdad es que Wild Belles, el proyecto musical de los hermanos Elliot y Natalie Bergman, ambos nativos de la ciudad de Chicago, ha producido un disco delicioso, cálido, delicadamente provocador y deliciosamente divertido. Con un estilo que mezcla al reggae con el folk, el dance y el pop sesentero, Isles es una colección de once temas irresistibles en los cuales los arreglos coquetean de pronto también con el funk y la música africana (no en balde, Elliot Bergman es el líder del grupo NOMO, especialista en fusionar al rock con los ritmos de África). La voz de Natalie es sensual y sugerente, con un timbre y una intención que recuerdan a la gran Róisin Murphy en sus días con Moloko. Hay también algo del desparpajo de Amy Winehouse en ella, sobre todo en cortes como “Keep You”, “Shine”, “Backslider” y “When It’s Over”. Mención especial merece el saxofón de Elliot, rasposo y puntual. Un disco perfecto para ahora que empiezan los días de calor.