LOCKED DOWN

Nonesuch

Hay combinaciones musicales que dan resultados espléndidos y la que se dio entre ese enorme y veteranísimo compositor, cantante y tecladista que es el legendario Mac Rebennack, alias Dr. John, y el joven autor, guitarrista, cantante y ahora productor Dan Auerbach, líder de The Black Keys, no pudo ser más afortunado. Auerbach se echó a cuestas la tarea de producirle un disco al mítico doctor y no sólo salió airoso, sino que consiguió dar a luz uno de los mejores trabajos en la larguísima discografía de quien naciera en Nueva Orleans hace más de 70 años. Locked Down resume los estilos que ha tocado Dr. John desde los años sesenta (el swamp blues, el zydeco, el jazz, el rock primigenio, el gospel, el afrobeat, etcétera), pero con el sonido propio de la segunda década del siglo veintiuno. El resultado es impecable pero en absoluto pasteurizado. Por el contrario, ahí está ese canto espeso, rasposo, sensual que caracteriza a la música de Dr. John y eso resalta en cada uno de los cortes que conforman a este fantástico disco, mismo que puede relacionarse con álbumes como el Time Out of Mind (1997) de Bob Dylan o el Bad as Me (2011) de Tom Waits, ya que, al igual que éstos, constituye al mismo tiempo una vuelta de tuerca y la creación de una obra única, notable, llena de magia y fascinación.

Locked Down mezcla varios géneros  con la calidad de producción en estudio que se logra hoy día y obtiene un sonido al que podríamos llamar retro-moderno. El resultado es impecable pero en absoluto pasteurizado. Por el contrario, ahí está ese canto grasoso, espeso, rasposo, sensual que caracteriza a la música de Dr. John y eso resalta en todos y cada uno de los cortes que conforman al disco.

Feliz combinación la de Rebennack y Auerbach para una obra mayúscula y entrañable.