Cuando Jefferson Airplane decidió sustituir a su vocalista original, la hoy olvidada Signe Anderson, por la talentosa y no menos bella Grace Slick, dio un paso decisivo hacia la inmortalidad. Corría el año 1967 y el sexteto californiano -Marty Balin (guitarra y voz), Jorma Kaukonen (guitarra y voz), Grace Slick (teclados y voz), Paul Kantner (guitarra y voz), Jack Casady (bajo) y Spencer Dryden (batería y percusiones)- lanzó uno de los discos clave para entender la época en que apareció. La almohada surrealista es una combinación de folk rock y psicodelia, un álbum marcado sin duda alguna por el ácido lisérgico y los aires de flower power que se respiraban en la costa oeste de los Estados Unidos, particularmente en la ciudad de San Francisco, California.

Segundo trabajo en la discografía del grupo, Surrealistic Pillow fue un éxito inmediato no sólo entre la comunidad hippie sino a nivel nacional e internacional. Dos temas hoy clásicos bastaron para hacer del Aeroplano de Jefferson uno de los grupos más importantes de aquel momento y cuya música ha trascendido con el tiempo. En efecto, “White Rabbit” y, sobre todo, “Somebody To Love” son dos composiciones que, como decía la antigua radiodifusora 6.20, llegaron para quedarse.

Otro dato importante es la decidida colaboración que tuvo Jerry García, el legendario guitarrista de Grateful Dead, en la manufactura del disco. No sólo tocó en varios de los cortes, sino que también participó en la confección de los arreglos y en la producción.

El disco inicia con “She Has Funny Cars”, un tema impecable, con un riff que abre después de una introducción de la batería con ritmo a la Bo Diddley. Crítica a la hipocrecía política, la canción hace que desde el principio brille la voz contrapuntística de Grace Slick, para mostrar el sello de las armonías vocales que el grupo no habría de perder jamás.

“Somebody To Love” es el himno jeffersonairplaniano por excelencia, su composición más conocida y emblemática. La manera como Slick empieza casi a capella, con la frase “When the truth is found”, aún estremece a cuarenta y cinco años de distancia, lo mismo que la línea admonitoria y amorosamente combativa que instruye: “You’d better find somebody to love”.

La deliciosa “My Best Friend”, con claros aires de Peter, Paul and Mary y, sobre todo, de The Mamas and The Papas, es una hermosa tonada folk, tierna y optimista, en la cual las voces de Marty Balin, Paul Kantner y Grace Slick se armonizan con la delicadeza de un perfume exquisito. “Today”, por su parte, es una absoluta maravilla. Considerada por algunos críticos como pionera del folk progresivo (cualquier cosa que ello signifique), esta finura de canción puede dividirse en dos partes perfectamente diferenciadas. La primera, suave y cálida, con dos guitarras punteadas y contrapunteadas más una simple percusión de pandero, y la segunda, más fuerte e intensa. Una pieza de enorme belleza y melancolía.

El lado A del vinil original concluye con una de las composiciones más perfectas y emotivas del grupo. “Comin’ Back to Me” es una perla que de inmediato convoca imágenes trovadorescas, un doloroso pero sutilísimo canto de amor, una evocación al ser amado que se ha ido y a quien se pide que regrese. La letra habla de ello mediante una estructura en la cual Marty Balin, acompañado de su solitaria guitarra acústica y una flauta fantasmal, va cantando cada parte referida a una estación del año y los sentimientos que cada una produce en el enamorado. Ricky Lee Jones haría en su álbum Pop Pop (1991) una versión tanto o más conmovedora.

La segunda parte de Surrealistic Pillow arranca a todo poder con “3/5th of a Mile in 10 Seconds”, un rock duro en el cual se habla del comercio de drogas y del pintoresco movimiento en las calles de San Francisco. A manera de crónica de color, el corte transita literalmente por un ritmo seco y contagioso. Psicodelia en estado puro.

“DCBA 25” es una pieza oscura y poco apreciada, un breve y hasta humorístico –si cabe- viaje por las profundidades de una mente en LSD. Por su parte, “How Do You Feel”, composición “ajena”, es un tema que bien pudo escribir John B. Sebastian, debido al candor jipiteca que despide a lo largo de sus tres y medio minutos.

La instrumental –de hecho es un solo de guitarra acústica- “Embryonic Journey” es un pequeño tour de force de Jorma Kaukonen que anticipa muchas de las cosas que harían de similar modo Jimmy Page y Steve Howe en la década siguiente.

¿Qué se puede decir de “White Rabbit” que no se haya dicho antes? Onírica, surrealista y disparatada en su letra, con acordes hipnóticos que recuerdan las armonías de la música española y con la voz de Grace Slick a plenitud minimalista, este homenaje a Lewis Carroll y su Alicia en el país de las maravillas es uno de los grandes clásicos del rock de todos los tiempos, sólo comparable en su temática a “Lucy in the Sky with Diamonds” de los Beatles o a “Purple Haze” de Jimi Hendrix. Un acid trip que sólo requiere ser escuchado. La canción que anticipó a The Matrix (“¿una píldora azul o una píldora roja?”).

Por último, “Plastic Fantastic Lover” es una crítica provocadora, divertida e irónica de Marty Balin a la televisión. Se trata del tema que en el disco más se aproxima al blues y, según algunos, incluso al funk. El cierre ideal para este álbum fundamental.

Recordar al Surrealistic Pillow de Jefferson Airplane a cuarenta y cinco años de haber aparecido, invita a volver a escucharlo y volver a apreciarlo. Es uno de esos discos que no envejecen y que siguen ofreciendo sorpresas y hallazgos. Todo un incunable de la historia del rock.

 

 

3 comentarios en “A 45 años del Surrealistic Pillow

  1. Cuando Darby Slick montó un grupo de rock en la primavera de los 60, pocos podían imaginar que se estaba gestando la marca de unos tiempos. Junto a su hermano Jerry a la batería, su cuñada Grace -esposa de Jerry- y Jean Pierson compartiendo la voz principal, David Miner a la guitarra y Bard Dupont al bajo, montó The Great Society y debutaron un 15 de Octubre de 1965.

  2. Alejandra me has hecho regresar a mis años de descubrimiento del rock que es parte fundamental de mi vida y me has conmovido las entrañas, efectivamente un clásico del rock de todos los tiempos una verdadera joyita, sobran palabras para describirlo y como mencionas al final hay que escucharlo y seguirse sorprendiendo y deleitando.

  3. La formación definitiva del grupo estaba compuesta por Marty Balin (voz solista), Grace Slick (voz solista y piano), Paul Kantner (guitarra y voz), Jack Casady (bajo) Jorma Kaukonen (guitarra y voz) y Spencer Dryden (batería y voz). A ‘Surrealistic Pillow’ le siguieron los álbumes ‘After Bathing at Baxter’s’ (1967) y ‘Crown of Creation’ (1968) con temas como ‘The ballad of you & me & Pooneil’ , ‘Watch her ride’ , ‘Greasy Heart’ y ‘Triad’ , la canción de David Crosby que sus compañeros de The Byrds se habían negado a grabar, lo que aceleró su salida del grupo.