Hay quienes comparan su voz con la de Janis Joplin. Yo en cambio le encuentro más semejanzas estilísticas y de timbre –y diré lo que para muchos será un sacrilegio– con Amy Winehouse. Me refiero a Brittany Howard, la cantante y guitarrista segunda de Alabama Shakes, el cuarteto de Athens, Alabama, que ella y su amigo de escuela, el bajista Zac Cockrell, fundaron en 2009, al lado del guitarrista líder Heath Fogg y el baterista Steve Johnson.

Con un estilo muy ligado a la roots music y al rock sureño, su sonido sin embargo no es anticuado. Por el contrario: han sabido dotarlo de una brillantez muy actual que los acerca a contemporáneos suyos como Jack White, The Black Keys, Drive By Tuckers o Sharon Jones & the Dap Kings y no tanto a antiguos exponentes como los Allman Brothers, Little Feat o la propia Janis Joplin.

Todo se conjuga en esta agrupación: la ya referida voz de Howard (grave, profunda, de honda alma negra), la filigrana guitarrística de Fogg y la sólida y perfectamente cuadrada base rítmica que imponen Cockrell y Johnson. El conjunto instrumental funciona sin fisuras y cada una de las canciones de su hasta ahora único álbum, el espléndido Boys & Girls (ATO, 2012), es un vehículo ideal para sacudirnos y conmovernos.

Quizá se extrañe de pronto alguna pieza más rítmica (“I Found You”, “I Ain’t the Same” y “Hang Loose” son lo más cercano a ello) y de humor menos solemne (aunque “Goin’ to the Party” posee alguna gracia), tal vez hagan falta algunos juegos y guiños a lo largo del disco. No obstante, el resultado es más que satisfactorio y uno termina por obviar esos detalles, sobre todo con temas tan buenos como “Hold On” o el propio “Boys & Girls”.

Heredero de la música de Memphis y de la disquera Stax y sus legendarios Muscle Shoals, Alabama Shakes se inició con el simple apelativo de The Shakes, pero al ver que había muchas bandas con ese nombre, adoptaron el actual y les ha funcionado de maravilla.

El grupo se presentará en México este mes de octubre, en el marco del festival Corona Capital.