Por Raúl Feliz Jr.

¿Que tienen en común el mito griego de Jacinto y Apolo y una canción infantil inglesa del siglo XIX llamada “Solomon Grundy”? Uno podría decir que las dos historias tratan sobre temas humanos. El amor, los celos, la vitalidad, la mortalidad y el renacimiento son aspectos importantes de la temática de ambas historias; sin embargo, existe ahora otro vínculo que une a los dos relatos y ese vínculo es Noctourniquet, el nuevo álbum de The Mars Volta.

Lo cierto es que The Mars Volta nunca ha tomado el camino fácil y este disco es prueba de ello. Con una personalidad nunca antes vista en el catalogo de la banda y abrazando nuevamente las influencias del math rock, a diferencia de Octahedron, su plato de 2009, Noctourniquet no genera una comodidad instantánea, es extraño e intimidante. Su primera canción, “The Whip Hand”, es amenazante, no inspira confianza; sin embargo, mientras la muy impredecible pieza progresa, sus intricadas partes armónicas y ritmos irregulares atrapan al escucha y recompensan su atención con un trabajo excelente e inesperado, lo cual refleja de cierta forma la naturaleza del todo el álbum.

El disco fue escrito de la forma usual en la que la agrupación produce, es decir, las letras estuvieron a cargo de Cedric Bixler-Zavala, mientras que la dirección musical fue realizada por Omar Rodríguez-López. La composición lírica es impecable, sus versos en primera persona son poéticos, no fallan en su intención de llevar al escucha de la mano a través del concepto global de la obra. Bixler-Zavala explora una gama de inflexiones y emociones completamente nuevas, en ocasiones contrastando fuertemente con el acompañamiento musical como dos opuestos que armonizan de una forma perfecta.

Hay una palabra para definir la instrumentación de este álbum: madurez. Rodríguez-López hace un trabajo sublime, con una precisión quirúrgica. Hay muy poca improvisación en Noctourniquet, a diferencia de anteriores trabajos como Frances the Mute (2005) y Amputechture (2006). Omar no busca el protagonismo en su rol de guitarrista principal, el cual ejerce de manera discreta en la mayor parte del álbum; en vez de eso, se da la oportunidad de pasar principalmente al papel de director musical y recurre al uso abundante de secuenciadores y sintetizadores, para generar atmosferas que nos recuerdan a la esencia sonora del krautrock alemán de los sesenta y los setenta en piezas como “Lapochka”, “In Absentia” y “Vedamalady” (cabe subrayar la mas que excelente interpretación vocal de Cedric en esta ultima). Esta es la primera ocasión en la que la banda toca con el baterista Deantoni Parks, quien aporta un sonido fresco y complejo que brilla a lo largo de toda la obra.

Noctourniquet deja algo para cualquier curioso que se acerque a su extraño mundo de atmosferas obscuras. Quien no esté familiarizado con los sonidos de la banda o el progresivo en general puede pensar que es un trabajo difícil de escuchar y un poco amenazante en ocasiones, pero con un poco de paciencia será capaz de disfrutar de toda la emoción que el disco tiene que ofrecer, tanto musical como conceptualmente.

El seguidor de Mars Volta encontrara una propuesta por completo diferente y es probable que extrañe un poco los largos segmentos de improvisación atmosférica que han caracterizado a esta banda de El Paso, Texas y de los que en Octahedron lo había dejado con sed. Sin embargo, todo esto pasa a un segundo plano, ya que  Noctourniquet es un disco con nuevas pretensiones y, sobre todo, muy emocionante, épico y ambicioso.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=NejmzSDpBlg[/youtube]

“El álbum trata sobre el aprecio de la vida por lo que ésta es. Existe una visión elitista de la vida que para un artista es inasequible y estoy intentando escribir una historia que nos recuerde que todos somos artistas”, dijo Cedric Bixler-Zavala a la Revista Classic Rock, y sí, se trata de un disco humanista, capaz de unir la complejidad de la mitología griega con el ingenio de una canción infantil. Es en definitiva un álbum que vale la pena escuchar y que a nadie dejará con un sentimiento de indiferencia