tron-legacy-02Por Luis Reséndiz

La relación entre Daft Punk y el séptimo arte ha sido fructífera en varias ocasiones. En primer lugar tenemos a Interstella 5555, de Leiji Matsumoto, una cinta de animación musicalizada por el álbum Discovery, uno de los mejores (si no es que el mejor) de la agrupación francesa. La película es una joya y fiel testamento de la innovación musical y visual que Daft Punk representó para la música de finales del siglo XX. Sin embargo, no es el único proyecto del dúo vinculado al cine. Thomas Bangalter, una de las dos mitades de la agrupación, realizó también el perturbador score de Irréversible, del argentino Gaspar Noé, y repitió el papel en el más reciente trabajo de Noé, Enter the Void. Así, la vida del grupo ha estado íntimamente ligada al celuloide.

La última colaboración de Daft Punk con el séptimo arte es el soundtrack de la secuela de Tron. Si bien la banda sonora de la original estaba producida por ese genio llamada Wendy Carlos (el mismo que realizó la banda sonora de esa otra legendaria cinta de ficción científica que es A Clockwork Orange de Stanley Kubrick), la incorporación de Daft Punk se antojaba igual de potencialmente revolucionaria. Wendy Carlos aún sorprendía en aquellos años (1982, para ser exactos) con su mezcla de composición clásica y sintetizadores moog.

Sin embargo, aquel axioma de las segundas partes parece cumplirse (cuando menos en lo musical) en esta secuela. La banda sonora que Daft Punk ha creado para Tron: Legacy peca de genérica en esta época de soundtracks genéricos. La gran mayoría de los temas (a excepción de “Derezzed”, ese gancho que nos lanzaron en el trailer) se aleja de la propuesta eminentemente electrónica y esteroidizada que suele hacer Daft Punk. Olvídense acá de esos ritmos frenéticos que parecen invitar a la acción: esta musicalización está más cerca de Hans Zimmer que del mismo Daft Punk.

No se puede decir, a pesar de esto, que estemos ante un mal trabajo. Lo único de lo que podemos acusar a Daft Punk es de cambiar su estilo ante una película de alto presupuesto. Los violines y los arreglos orquestales con intenciones clásicas han sustituido a los sintetizadores y al estilo de composición heredado del rock. No habrá en esta banda sonora ritmos bailables o frenesí incontrolable. De hecho, sólo dos tracks recuperan el estilo de Daft Punk: el ya citado “Derezzed” y el inmediatamente anterior, titulado “End of Line” (¿una referencia a las motocicletas de luz?). Todo lo demás sigue recordándonos (pero en copia de alta calidad) al trabajo de Zimmer en Inception. Sólo nos queda esperar a la cinta, que, estoy seguro, deslumbrará en lo visual, pero no convencerá en lo argumental. Crucemos los dedos por este estreno de fin de año.

 

 

Un comentario en “Daft Punk al cine, otra vez

  1. Que exelente artículo, pero sí tienes mucha razón en un aspecto a resaltar es que el disco es bastante bueno pero muy alejado a lo que la agrupación de Daft Punk tiene acostumbrados a sus fans pero que por otra parte a los fanáticos de las Bandas Sonoras dejaran completamente emocionados, pero algo mas a destacar es que vuelves acertar cuando descubrimos que a lo largo y ancho del score recordamos las notas creadas por Zimmer para Inception, pero como dato curioso es que acabo de comprar el Soundtrack y la sección final de los agredecimientos mencionan al propio Hans y a dos sus díscipulos cuales son John Powell y Harry Gregson-Williams, información que resulta bastante interesante como para ser investigada digo por sí estos tres compositores tuvieron algo que ver ya sea a la hora de asisitir a los músicos fránceses cuando elaboraron el score. Cabe recordar que esta no sería la primera vez en que el propio Zimmer ayude a una agrupación musical para darle música a un filme tal fue el caso del año pasado cuando ayudó a los chicos de Linkin Park cuando instrumentalizaron su tema con letra para la segunda parte de los Transformers a pesar que ahí el compositor en turno era Steve Jablonsky, aunque claro un elemento más salido de la factoria del compositor alemán.